La Academia está preparando una nueva Gramática en la que, aseguran, tendrán cabida formas lingüísticas de todos los países hispanoparlantes. Se trata de un paso más en el proceso ‘democratizador’ que viene experimentando la institución desde hace algunos años en un intento de vertebrar toda la riqueza que genera el idioma. Como siempre, damos la bienvenida a esta iniciativa, confiando en que el proceso no degenere en democratización de perversiones idiomáticas, que en principio no tiene por qué ser.
Sobre esto puede leer más en Libertad Digital

Share