La doctora Consuelo Barea, psicoterapeuta y experta en el tratamiento de mujeres maltratadas, ha hablado hoy en la Universidad de Verano de Maspalomas (Gran Canaria) acerca del papel de los medios de comunicación en los crímenes que se perpetran contra la mujer a manos de sus maridos, compañeros sentimentales o ex, es decir lo que todos entendemos por violencia de género. Barea sostiene que periódicos, radios y televisiones dan un tratamiento sensacionalista a estas noticias y hacen bien poco por educar a la población. Es, desde luego, una reflexión que puede servir para abrir un apasionado debate que nos lleve a concluir qué debe hacer un medio de comunicación y, por qué no, la comunidad bitacorera también, ante una lacra de estas características y dimensiones.
Barea generaliza y, por tanto, su exposición es deficiente. Decir que los medios dan una visión sensacionalista es decir bien poco o querer decirlo todo en una frase. Al margen de lo que algunos sectores del periodismo puedan hacer con este y cualquier otro asunto que llegue a sus redacciones, el tratamiento que se da en la actualidad en la mayor parte de las plataformas de la información es no sólo preferente sino en la mayor parte de los casos claramente posicionado en la defensa de la integridad y los derechos de la mujer. Por otro lado, ¿qué otro tratamiento se le puede dar a asesinatos tan fríos, deshumanizados y aberrantes como los que se producen prácticamente a diario que no sea el de reflejarlos en su inmensa brutalidad? ¿Debería la prensa minimizarlos, ignorarlos? Eso sería a mi entender ser cómplices del crimen, volver a la época en que los malos tratos eran algo normal que no merecían un titular en las portadas de los diarios.
Se olvida Barea también de los múltiples trabajos, estudios, estadísticas, informes, consejos, reportajes, denuncias que publican los medios en este sentido. Un auténtico respaldo a la actividad reivindicativa y judicial de la mujer y un acoso constante al maltratador. Amén de un soporte educativo de primer orden que bien podría ser usado en colegios y prisiones para la formación o rehabilitación de niños y delincuentes, respectivamente.
¿Y desde la comunidad bitacorera qué podemos hacer? Aparte de blogs dedicados por completo a la violencia de género, como el de Jéssica, creo que sería interesante contribuir con gestos simbólicos que sirvieran de denuncia e invitaran a la reflexión de nuestros usuarios. Yo, por mi parte, decidí desde hace algún tiempo realizar un seguimiento de las muertes y las noticias más destacadas, colocando un crespón malva cada vez que se produce un asesinato. Igual no sirve de nada, o igual sí. Eso nunca podremos saberlo, pero creo que cualquier iniciativa es poca para sensibilizar, sensibilizarnos, mostrar nuestro rechazo y sumar granitos de arena en esa montaña que debe sepultar para siempre este estado de terror que maniata a las mujeres, y a nosotros con ellas, nada menos que en los albores del tercer milenio.
Un saludo.

Share