La compañía Terra ha comenzado a reconfigurar todos sus sistemas de ADSL para duplicar a partir del 29 de septiembre la velocidad de conexión a sus usuarios. Esto se hará de forma gratuita, según acaba de anunciar la propia compañía y se aplicará tanto a los usuarios que ya tengan el servicio contratado como a los de nueva incorporación.
La empresa se compromete a tener finalizado todo el proceso antes de fin de año y a no realizar modificaciones que obliguen al usuario a variar su configuración de conexión. Como bien reconoce la compañía en su anuncio oficial:

“Esta medida deriva de la resolución de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) del pasado 22 de junio, favorable a la duplicación de capacidad de acceso en el mercado de ADSL”.

Es decir, que se trata de una adaptación casi imprescindible para la oleada multimedia a través de banda ancha que se nos viene encima: vídeo a la carta, descarga comercial de ficheros, juegos de última generación… y que, al parecer también está siendo ejecutada por otras compañías (estamos a la espera de que Ralfa nos aclare cómo ha sido lo de su reconversión gratuita al servicio Premium de Telefónica que ha publicado en su blog). Es decir, que por un lado tenemos a la SGAE dando el coñazo con lo de la piratería y por otro a los proveedores de servicios y software acelerando al máximo los sistemas que tantos quebraderos de cabeza le crean a Teddy Bautista y acólitos. La contradicción del capital en estado puro.

Ni que decir tiene que se trata de una excelente noticia para los internautas que nos conectamos a la Red con esta compañía y especialmente para aquellos que le echamos horas a la cosa y nos dedicamos a asuntos tan extravagantes como la construcción de páginas y el mantenimiento de blogs. Aunque siempre te queda la impresión de que, si ahora te dan el doble por el mismo precio, ¿no sería que antes te estaban cobrando gato por liebre?

Nota post post: Lo de Ralfa es sólo una oferta de Telefónica para probar gratuitamente durante un mes la conexión Premium. Nos deja con la miel en la boca, pero que lo aproveche al máximo.

Share