El debate está servido. Tras los sucesos acaecidos en torno a la publicidad Un día da para mucho de elpais.es, una parte de la blogosfera hispana, casi diríamos que básicamente española, nos hemos puesto a reflexionar, analizar y cómo no discrepar, sobre el papel de los blogs en dicho affaire y su influencia o no más allá de nuestros monitores. Como todo debate que se precie, éste también resulta altamente positivo, aunque sólo sea por volver la vista hacia nuestro trabajo y sacar conclusiones que nos permitan conocer en qué momento nos encontramos, si es que nos encontramos en alguno, claro está, que todo podría ser.

¿Una victoria de la blogosfera? ¿Un exceso de ombliguismo? Sinceramente creo que ni lo uno ni lo otro. Es más, estaría por decir que los dos a la vez. ¿Es eso posible?… claro.

El truco, no por viejo y efectivo menos ignorado, está en relativizar lo absoluto y documentar las opiniones. Podemos estar ante una victoria… relativa. Ante un pecado de ombliguismo… con cierta base. Es más, ¿qué entendemos por victoria y por ombliguismo? Vayamos al DRAE:

  • Victoria: (primera acepción) Superioridad o ventaja que se consigue del contrario, en disputa o lid.
  • Ombliguismo: (este término ni aparece).
  • Ummmmmm. Creo que ya de entrada, los términos que utilizamos no son lo más adecuados. Intentemos con otros:

  • Éxito: (primera acepción) Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.
  • Vanagloria: (única acepción) Jactancia del propio valer u obrar.
  • Esto ya me gusta más. Así que si les parece, será lo que use para referirme a los dos extremos de la discusión.

    Digamos, pues, que tenemos que analizar cuánto de éxito y cuánto de vanagloria hay en el caso Arcadi (influencia de la blogosfera en la decisión de Prisa de retirar la publicidad y pedir perdón). Si nos atenemos al resultado, el éxito ha sido absoluto, es decir, efectivamente se retiró la publicidad y se pidió perdón. Y ahí entra en juego la vanagloria, ¿qué grado de influencia tuvo la blogosfera en ese éxito? ¿Fue un éxito exclusivo de la blogosfera, en parte de la blogosfera, para nada de la blogosfera? Y ahí es donde entra en juego la calculadora.

    Como ya he expresado en algún comentario, el dato fundamental, es decir qué llevó a elpais.es a retirar la publicidad y pedir perdón, es algo que sólo conocen los responsables de Prisa. Así que hasta que se haga público (lo cual es casi como esperar que Bush reconozca qué le llevó a invadir Irak) debemos echar mano de las evidencias y de algunos aspectos básicos de la teoría de la comunicación.

    Punto 1: ¿Blogosfera o blogs?
    Este punto tiene incluso connotaciones filosóficas, con perdón. ¿Realmente fue la blogosfera o sólo determinados blogs los que siguieron el caso y, por tanto, pudieron influir? ¿Si un blog publica una noticia que tiene repercusión social es un síntoma de la influencia de la blogosfera o sólo de la de ese blog en particular? ¿Cuántos blogs deben participar en un debate o meme para que se pueda hablar de blogosfera? Para entenderlo, quizá baste con trasladar este sinvivir al sector de la prensa tradicional. ¿La influencia de un periódico es la influencia de la prensa o sólo de ese periódico? Las dos cosas a la vez: ¿por qué? Porque uno es la parte de un todo, y el éxito de uno afecta a todos. El descrédito de uno toca a la imagen de los otros también. Basta ponerse en el otro lado de la barrera, la del simple lector de diarios o de blogs: ¿quién es Arcadi Espada, quién es Orihuela, qué es Barcepundit, pero quién demonios es Almeida? A la mayoría, con respetables excepciones, le da igual, y tiene que ser así: lo leí en un blog. ¿Un blog, y eso qué es? En Internet. Ah, vale.

    Punto 2: Los blogs (o la blogosfera)

    En este aspecto no me voy a extender, baste con leer el excelente trabajo de Fernando sobre el seguimiento del caso y los apuntes de un servidor para tener una idea bastante aproximada de los blogs que siguieron el caso en vivo, es decir de la representación de la blogosfera en el caso Arcadi. Como resumen, les cito los que tengo contabilizados, por orden más o menos cronológico: Arcadi, Barcepundit, ecuaderno, Mangas Verdes, Escolar, ALT1040, Guerra eterna en Oriente Medio, Nauscopio, delavega, Elástico, Jabalí, Isopixel, Morri, Sonia Blanco, Pseudoprometo, Anotaciones de un periodista raro, Abordaje, Así no son las cosas.
    Diría uno incluso que igual no fue la blogosfera a full, pero que, vamos, sí una nada despreciable parte de ella. Sin contar las que se hicieron eco más allá de nuestras fronteras.

    Punto 3: Emisor-receptor
    Basándose en los datos que acabamos de ver. Es decir que ¡¿sólo?! 18 blogs siguieran en directo el tema, algunos han llegado a la conclusión de que la blogosfera poco o nada tuvo que ver en la resolución del Paisgate, como irónicamente lo denomina Enrique Dans. A simple vista, a cualquiera también podría parecérselo. Pero aquí es donde entra en juego la teoría de la comunicación que, moviéndonos donde nos movemos los bloggers, igual deberíamos tenerla más a mano. ¿La difusión de un mensaje se cuenta por el número de emisores (personas o medios que lanzan el mensaje)? Nones. Se cifra precisamente en el número de receptores al que llega y, especialmente, la repercusión del mensaje en esos receptores y la reacción que en ellos provoca.
    Por tanto, da igual que hayan sido 10.000, 5.000, 13 o sólo un blog el que siguiera el caso. Lo importante es ver si ese post o esos posts llegaron a alguien y si hubo alguna reacción.
    Llevando el caso a los medios de comunicación: ¿cuántos medios fueron el detonante del Wartergate, de los GAL o de Gescartera? ¿Uno, dos… tres? Como en los fueras de juego, la cantidad de atacantes es relativa por no decir irrelevante, es una cuestión de difusión (situación) + influencia.

    Punto 4: Nedstat & The Wailers
    Para hacernos una idea de la difusión que pudo haber tenido la blogosfera durante las 48 horas (días 16 y 17 de septiembre) del caso Arcadi he recurrido a contabilizar las visitas que Nedstat refleja para los blogs participantes. Se trata simplemente de un acercamiento, por dos motivos fundamentales: Nedstat sólo indica visitas (no páginas vistas ni usuarios únicos), y no todos los blogs utilizan este servicio. Las cifras son las siguientes:

  • Arcadi Espada: no tiene estadísticas públicas
  • Barcepundit: no tiene estadísticas públicas
  • ecuaderno: 3.554
  • Mangas Verdes: 404
  • Escolar: 5.116
  • ALT1040: no tiene estadísticas públicas
  • Guerra eterna en Oriente Medio: no tiene estadísticas públicas
  • Nauscopio: no tiene estadísticas públicas
  • delavega: 1.832
  • Elástico.net: 2.382
  • Diario de un Jabalí: no tiene estadísticas públicas
  • Isopixel: no tiene estadísticas públicas
  • El mundo está loco: 279
  • Sonia Blanco: 878
  • Pseudoprometo: 193
  • Anotaciones de un periodista raro: 109
  • Abordaje: no tiene estadísticas públicas
  • Así no son las cosas: 255
  • Que suman: 15.002 visitas en los días en cuestión. Si añadimos los blogs que no tienen estadísticas públicas más los que se hicieron eco de la noticia más allá de la blogosfera española, creo que no sería descabellado elevar la cifra a 25.000 (me corrigen si me paso) y corrigiendo a voleo el margen de error de Nedstat, podríamos dejar la cifra unofficial en 20.000 (me corrigen también, faltaría plus).

    Punto 5: Los Otros
    Además de los blogs, ¿quién más intervino en la polémica? Pues ahí tenemos nada más y nada menos que 50.000 potenciales receptores de los correos lanzados por canalmail y su esfera de relaciones; y Libertad Digital, cuyo volumen de visitas diarias a mes de julio (último mes certificado por la OJD) es de 80.000. Es decir, una difusión aproximada de 150.000 receptores (sumando de forma estimativa 20.000 a los suscriptores de canalmail porque: no todos lo recibieron ya que la campaña se paralizó antes, no todos pusieron el grito en el cielo y no todos se tomaron la molestia de reenviarlo).
    Ajá… ¿y entonces?

    Punto 6: Lo que hay
    Para los amantes de los datos: siempre de forma estimativa, aunque con datos contrastables en la mano, podemos decir que el papel porcentual de la blogosfera en el caso Arcadi o Paísgate fue de un 12,7% frente a su competencial potencial, 20.000 sobre 170.000 ( los 70.000 del correo + los 80.000 de Libertad Digital) a través de un total de 18 blogs (contabilizados sólo los españoles).

    Paro los amantes de la interpretación: al menos unas 20.000 almas accedieron a los blogs que comentaron en vivo el caso Arcadi, lo cual no es una cifra nada despreciable si tenemos en cuenta la tirada de algunos periódicos provinciales, el número de oyentes de algunas cadenas radiofónicas o la visitas que reciben algunos medios digitales. Nada en comparación, desde luego, con la difusión de Libertad Digital o los correos de canalmail. Pero, en cualquier caso, una difusión estimable de repercusiones inciertas.

    Punto 7: Mito y realidad
    Éxito: atendiendo a lo que dice el DRAE, creo que podemos hablar de éxito relativo, por tanto en cuanto: a) nuestra actuación llegó a un resultado feliz (retirada y perdón), b) varios medios (El Mundo, NoticiasDot.com, Periodista Digital y Libertad Digital, que yo sepa) destacan la influencia de la blogosfera en el caso, c) supone un paso, mayor o menor, en la consolidación y expansión de la comunidad, y c) ha servido cuanto menos para analizar nuestro yo y sus circusntancias.

    Vanagloria: dicen que es el don de los ignorantes. Así que no tengo nada más que añadir.

    Actualización (14.53 h.): Los datos han sido actualizados tras incorporar las estadísticas de El mundo está loco.

    Blogs que hablan sobre el tema (tomado de ecuaderno):

    Abundando: El país de la negaciones
    Blogalization: The Other Blogger-Fueled Scandal
    Blogosfera.org: La primera victoria de la blogosfera hispana
    Diario de un aspirante a tertuliano: Blogozapping: El País y el 11-S
    Diario de un jabalí: De periodismo, bitácoras e ¿intrusismo profesional?
    El blog de Enrique Dans: El poder de la blogosfera
    Linotipo: The Power of Blogs?
    Orsai: El humor es un perro mutante
    Reflexiones e irrflexiones: La blogosfera, ¿de verdad?
    Retiario: Internet vigila a los vigilantes
    Scriptor.org: “El País”: indigna publicidad y “El Pais”: pobre explicación de la banalidad del mal
    Smart Mobs: The Power of the Spanish Blogosphere (versus poor-taste mainstream press)
    Tiscar: De la blogosfera a la portada de El País

    Share