El agujero, allá por el 2000

No todo iban a ser malas noticias para las perspectivas de futuro de nuestro planeta, y nuestras también, por consiguiente. Las últimas investigaciones constatan una progresiva y esperanzadora regeneración de la capa de ozono, algo que sorprende si tenemos en cuenta la alarma surgida hace escasamente seis meses.

Si este sueño se hiciese realidad (aún no hay que lanzar las campanas al vuelo), creo que todos deberíamos felicitarnos. Al menos todos aquellos que se han dejado la piel o han colaborado en alguna medida en la concienciación y lucha contra la emisión de gases. Aún así, quedarían muchas batallas por librar.

Share