¿Quién dijo que todo estaba ya inventado o descubierto? Eso es casi como decir que la humanidad debería jubilarse. Cosa de mentes cansadas o caducas, vaya, que para el caso es lo mismo. Pues no son pocos los misterios y sorpresas, ni pocas las ideas, que aún quedan por ver la luz. Y, si no, que se lo pregunten a Shelley Williams, la investigadora estadounidense que acaba de anunciar, nada menos que en los albores del tercer milenio, el descubrimiento de una nueva especie de primate en África, al norte de la República Democrática del Congo por más señas. Se trata, según sus propias palabras, de un mono gigante, de unos dos metros de altura, que vive en tierra y caza leones. Animalito.

Según publica La Razón, el hallazgo será publicado la próxima semana en la revista New Scientist, aunque ya ha sido adelantado por la BBC. Williams sostiene que las criaturas son de naturaleza pacífica: “Estos individuos –en clara referencia a los primates– eran muy tranquilos. Yo estaba directamente en frente de ellos y, tan pronto como vieron mi cara, los animales se detuvieron y se marcharon”. Eludiendo el chiste fácil sobre la cara de la investigadora, lo que sí parece claro es que, de confirmarse el descubrimiento, supondría una nueva revolución en el sector de las ciencias naturales y un nuevo punto de referencia para el estudio de la evolución.

Por lo pronto, reconforta saber que…

“Ya se están tomando medidas especiales para proteger a este nuevo grupo de primates en el mismo área donde fueron hallados. El fotógrafo suizo Karl Ammann, quien avisó a Shelly Williams de la existencia de estos simios, asegura que «el Gobierno no tiene prácticamente control sobre la caza furtiva. Si encontramos algo interesante, habrá más investigaciones. La gente estará más interesada en conservar esta zona», aseguró Ammann”.

Seguro que la buena de Luisa estará encantada con la noticia 😉

Share