La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) acaba de presentar su informe anual sobre la libertad de prensa en el mundo. En este estudio, la ONG sitúa a España en el puesto número 39, lo que a simple vista podría parecer un buen dato, si tenemos en cuenta que se trata de un análisis comparativo a escala mundial. Sin embargo, la clasificación se torna preocupante cuando echamos un vistazo a nuestro entorno más cercano y nos damos cuenta de que nuestro país se sitúa a la cola de los estados que componen la Unión Europea (ver gráfico adjunto).

Ranking mundial de la libertad de prensa
Como datos más significativos de los atentados contra la libertad de prensa en España se citan “manipulación informativa y las presiones directas ejercidas sobre los medios de comunicación públicos por el Gobierno de José María Aznar cuando los atentados del 11 de marzo de 2004″ y “ETA ha reanudado la campaña de terror contra los periodistas que no comparten sus puntos de vista”. RSF destaca a los países del Norte de Europa (Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Islandia, Noruega y Holanda) como “auténticos remansos de paz para los periodistas”.

Las respuestas a este informe no han tardado en llegar, y no precisamente desde los sectores derechistas o conservadores, como cabría esperar. El periódico digital Rebelión recoge un artículo de José Daniel Fierro en el que se denuncia las contradicciones de RSF y el informe en cuestión. Fierro critica abiertamente el olvido por parte de la organización del capítulo de denuncias correspondientes a Estados Unidos (país en el que la ONG tiene su sede central). La polémica está servida, así lo ve Fierro:

“Año tras año, Reporteros sin Fronteras (RSF) presenta su informe sobre la situación mundial de los periodistas y los medios de comunicación, que dicen defender. Y año tras año, a RSF, se les ve el plumero con el que tratan de limpiar la cara de ciertos gobiernos en detrimento de ciertos otros. Y casualmente son esos gobiernos blanqueados los que pagan el plumero y los útiles de limpieza y los sueldos y las dietas y todo lo que necesita RSF en su quehacer diario.

Lo que no puede ser casualidad (será complicidad) es que en el informe sobre el año 2003 no se mencione ni una sola vez al gobierno de los Estados Unidos”.

Share