El logo

Podría parecer el título de una película de bajo presupuesto especial para el Día de los Difuntos, un argumento de thriller-ficción algo así como un Matrix de ultratumba, pero se trata de otra de esas curiosas realidades que nos depara la Red: un servicio web que aloja correos secretos en una página para ser enviados a sus destinatarios una vez que el autor del mensaje haya fallecido.

Lo cuentan en La Vanguardia Digital, el sitio elultimoemail.com (thelastemail.com) ofrece la posibilidad de sorprender (esto seguro), consolar, confesar(te), vengar(te) o directamente jugar una broma pesada a amigos, familiares, amantes o enemigos una vez la muerte haya rebanado con su guadaña la débil corteza de tu existencia.

Las posibilidades son muchas, la verdad, y el negocio parece que funciona. La idea es de un grupo de españoles: Alberto Iriarte, un pamplonica de 33 años, la puso en marcha el pasado mes de febrero junto a tres socios, aunque su funcionamiento pleno se inició en junio. Desde entonces, 308 usuarios se han suscrito en cuatro países: España (51), Italia (20), Brasil (160) y Estados Unidos (78). La página ofrece cuatro planes con distintas posibilidades para almacenar mensajes. Según el paquete escogido, el legado electrónico que se activará en el buzón del destinatario puede contener desde un simple mensaje escrito hasta otro con sonido, foto o vídeo. Todo dependerá del dinero que el difunto haya querido emplear para tal fin.

Y esto es lo que nos cuentan en el home de la página:

“Perder un ser querido es una experiencia muy dura. En esos momentos difíciles, y muchas veces inesperados, sería muy importante poder reconfortar a nuestros familiares y amigos dejándoles un mensaje de amor o simplemente unas palabras de despedida.

Para eso fue creado El Ultimo Email. Este site es antes de todo una forma de celebración a la vida, los recuerdos y a todo lo que amamos de verdad. Con nuestro servicio usted podrá escribir mensajes para las personas que desee y que serán enviados después de su muerte. Usted podrá editar y modificar los mensajes siempre que quiera, desde cualquier lugar, pudiendo incluir imágenes, vídeo, música…”

Conmovedor. ¿Y tú, estarías dispuesto a sorprender a tus supervivientes con esta especie de zombie-spam tan traidor como siniestro, pero indudablemente útil y original?

Share