Rock sinfónico, literatura épica, sexo, drogas & Beethoven’n’roll, la magia de la Tierra Media, la vergüenza de Oriente Próximo y un puntito de humor estadístico componen la oferta de la décima entrega de Semanalia, el suplemento (con perdón) de Mangas Verdes con el que me entretengo en las melancólicas y difusas tardes del domingo. Como siempre, es una relación de propuestas subjetivas en el no menos subjetivo espacio vital de esta bitácora. Que lo aproveches.

Semanalia vol. 10
    Un disco:
    Crimen of the centuryCrimen of the century
    Supertramp

    No cabe duda de que el ecuador de la década de los setenta fue uno de los períodos de mayor actividad, innovación y calidad en la joven música del planeta. Entre el Tubular bells de Mike Oldfield (1973) y el Wish you were here de Pink Floyd (1975) irrumpe este Crime of the century de Supertramp que, junto a los anteriores, pasará a la historia como una de las mejores obras de su época y de la música contemporánea en general. En un proceso similar al de Pink Floyd, el inospechado éxito de este disco le llega a la banda liderada por Richard Davies y Roger Hodgson tras los estrepitosos fracasos de ventas de sus dos primeras producciones. Luego ya nada volvería a ser igual.
    Un libro:
    Los caminantes del viento
    William Sarabande

    William Sarabande es el seudónimo literario de la hermética Joan Lesley Hamilton Cline, mujer a la que tuve ocasión de entrevistar allá por 1988 con motivo de la edición en España del primer título de la serie que aquí les presento. Los caminantes del viento es una epopeya histórica que se desarrolla en tres entregas (Más allá del mar de hielo, El corredor de las tormentas y La tierra prohibida) y que narra las peripecias de los primeros habitantes del continente americano desde su huida de la inhóspita estepa siberiana a través de los hielos de Alaska, cuando estas tierras se encontraban unidas. Muy en la línea de la saga Los hijos de la tierra, de Jean M. Auel, la autora recrea con pasión, fidelidad no exenta de imaginación y maestría aquella dramática odisea. Quien les habla se enganchó de inmediato. Especialmente recomendado para los amantes del género épico-histórico.
    Una película:
    La naranja mecánicaLa naranja mecánica
    Stanley Kubrick

    Un auténtica, lírica y cruel metáfora de la violencia y de los métodos sociales que pretenden combatirla. En una sociedad sin valores, el ser humano vuelve a lo más animal de sus orígenes en una apoteosis de sexo y sangre, cual jauría entregada a su propia destrucción. Una película perfecta para quizá la más imperfecta de las conquistas humanas: la civilización. Una cinta para la reflexión y el disfrute de un alarde de buen hacer cinematográfico que encumbró a Kubrick a lo más alto del séptimo arte. Beethoven, como telón de fondo.

    Una bitácora:
    Élfica
    Élfica
    elfica.com

    Si eres un incondicional de El Señor de los Anillos (ya somos dos), debes saber que hay un weblog dedicado especialmente a esta maravillosa obra y a todo cuanto la rodea. El equipo de elfica.com ofrece las últimas novedades relativas al tema central, aderezadas con noticias de ámbitos tan dispares como la música, el cine o la defensa de los animales. Secciones con las imágenes, los personajes y tus libros preferidos, además de foros y tienda completan un portal con una cuidada realización estética, aunque sin caer en el barroquismo.

    Un personaje:
    Violinista palestino
    Violinista palestino
    Estampas del pasado

    Es un personaje anónimo, un músico árabe obligado a tocar para lo soldados israelíes en un control militar en Nablus (frontera palestina-israelí). Triste realidad y no menos triste memoria. El mismo tipo de humillación sufrida por los judíos en tiempos del III Reich, en particular; y por los millones de sometidos de todos los pueblos del planeta por las hordas del terror a lo largo de la historia. Lo bueno, que el hecho fue visto y denunciado. Lo mejor, que lo fue por una mujer israelí integrante de la plataforma Mujeres por los Derechos Humanos. Quiero esto decir que aún hay vergüenza. Quiero interpretar también que aún hay esperanza para la música, para Palestina, para Israel y para la dignidad.
    Un artículo:

    Constitución Europea
    J. J. Merelo

    Bueno, pues hoy no presento un artículo, sino una colección de ellos. Nada menos que la exposición paulatina de todos los que componen la Constitución Europea que tendremos que votar en Breve. Una excelente iniciativa de J.J. Merelo de una gran utilidad, tanto para los que se muestran a favor, como los que se muestran en contra o no se muestran directamente en torno a uno de los debates más importantes del momento. Una prueba más de las enormes posibilidades de la blogosfera.

    Una frase:
    “Hay tres clases de mentiras: La mentira, la maldita mentira y las estadísticas”
    Mark Twain

    No sé en lo que estaría pensando el bueno de Twain cuando concibió esta frase, pero a mí se me ocurre de entrada alguna aplicación perfecta. Por ejemplo, para las cifras parciales y manipuladas que utiliza la industria discográfica como argumento para perseguir a los usuarios de Internet y dar luz a campañas tan mezquinas como la de El batería. Tampoco sé si la sentencia es aplicable a los sistemas de control de tráfico que usamos los bitacoreros para nuestras páginas, pero todo podría ser, que a la postre va a resultar que el tal Samuel Langhorne Clemens fue un adelantado para su tiempo.

Share