No somos tontos. Ya no. La realidad es tan evidente que algunas mentiras resultan sencillamente insultantes. Y otros, entre tanto, compuestos y sin royaties.

Share