Sesión continua

Llama poderosamente la atención el retroceso (estancamiento técnico) del número de internautas en España, según los datos ofrecidos por el EGM en su tercera ola del 2004 (11,9 millones frente a los 12 millones de la anterior ola). Sorprende porque en los dos últimos años la línea era de crecimiento constante y, porque a simple vista, da la impresión de que la Red está ahora más presente que nunca en los medios de comunicación, en las empresas y en la vida cotidiana.

Puede que no se trate más que de un respiro estadístico en un proceso imparable, pero puede también que se deba al influjo negativo de factores cuya corrección sea imprescindible acometer. Me refiero a esos obstáculos tantas veces denunciados desde foros como la Asociación de Internautas: mala calidad y carestía de las comunicaciones, elevado coste de programas y equipos, siutación de abuso de las empresas proveedoras, escasa implantación en sectores rurales, proliferación del spam sin que autoridad alguna diga esta multa es mía… A los que yo añadiría las continuas amenazas de gobiernos y entidades de lucro contra los usuarios: leyes restrictivas que buscan mantener los privilegios de determinados sectores, acoso a las redes P2P sin discriminación de uso..

Como nota positiva por la tierra que me toca, hay que destacar el notable aumento de internautas canarios. Nada menos que una subida del 4% con respecto a 2003. Esto hace que Canarias, con un 30% de usuarios, se acerque aunque de lejos a la media nacional, establecida ahora en el 32,9%. Un avance significativo que, no obstante, precisa de las mismas acciones de mejora que el resto del Estado si realmente se quiere progresar en la implantación y popularización de esta importante herramienta de futuro que es Internet.

Share