Si se atreve, claro, que no es mi caso. Sencillamente tétrica esta página web en la que se aventuran a pronosticar la fecha y la hora exactas de la muerte de aquellos usuarios cuya curiosidad carezca de límites. The Death Clock utiliza parámetros como fecha de nacimiento, sexo, estado de ánimo, ser o no fumador, peso y estatura para determinar la despedida de cada cual de aqueste mundo traidor.

Lo puedes tomar como un juego, ya que probablemente no sea otra cosa. Pero repeluz sí que da. O si no, ya me dirán ustedes si vale la pena pasarse el resto de tus días pendiente de tan macabra predicción. ¿Y si funciona? ¿Y si no funciona? Como diría Lorca, si la muerte ha de llegar, que me coja feliz e ignorante (o algo así). Si alguien osa probarlo, que lo comunique y tomaremos nota.

Vía Sin hormonas no somos nada.

Share