Quejas

Hace unos días daba cuenta de una iniciativa encaminada a proteger los derechos de los bloggers frente a sus empresas, como reacción a algunas denuncias de escritores que aseguran haber sido despedidos o marginados por su actividad bitacorera. Ahora aprovecho el nacimiento de Quejas, la primera bitácora española dedicada exclusivamente a recoger denuncias contra los servicios o la atención prestada por las compañías, para desarrollar algo más el movimiento de defensa legal que se está produciendo en este frenético mundo de los weblogs.

Quejas es una iniciativa surgida en Boulesis que, liderada por Miguel Santa Olalla y Daniel Primo, aprovecha el nuevo sistema de publicación y alojamiento Bitacorae, de bitacoras.com, para proponer un espacio común en el que poder

“Leer y exponer tus problemas como consumidor. Se trata de una bitácora de todos, en la que cualquiera puede compartir sus problemas con cualquier empresa a través de un sencillo fomulario y defender así sus derechos como consumidor”.

No es ésta, desde luego, una iniciativa endogámica dirigida sólo a bloggers ni su contenido es exclusivo de la blogosfera. Se trata de una invitación abierta a toda la comunidad internauta e incluso a la que no lo es, pero ciertamente constituye la apertura del universo blogosférico hispano hacia el ámbito legal más allá de asuntos tan populares como el copyleft. Iniciativa que conecta, de uno u otro modo, con otras del tipo Internet.info, David Bravo, algunos aspectos de República Internet y Retiario o Noticias Frescas, aunque todas éstas se centran más en la información.

Sin embargo, en Estados Unidos los sucesos se precipitan. Al ya aludido The Bloggers’ Rights Blog como defensa laboral del blogger, se suman ahora varias iniciativas interesantes como Electronic Discovery Law, bitácora de recursos legales del bufete Preston Gates & Ellis LLP; Likelihood of Confusion, del prestigioso abogado Ronald Coleman; o, quizás, el más atractivo para la comunidad bitacorera, el proyecto de un weblog específicamente dedicado a la resolución y defensa de los problemas legales de la blogosfera, una iniciativa de The Media Bloggers Association (MBA) -una fórmula colectiva que ya comienza a echarse en falta en el ámbito hispano-, ante el crecimiento de acciones legales contra los bloggers en Norteamérica.

Uno de los detonantes de este movimiento ha sido la demanda de Apple contra varios blogs (polémica que, sorprendentemente, ha pasido desapercibida en la blogosfera hispana) por adelantar algunas novedades que la compañía tenía reservadas para su Macworld de San Francisco. Apple exige a los autores que revelen las fuentes en que han basado sus posts, lo que ha puesto en pie de guerra no sólo a los bloggers, sino también a muchos periodistas y abogados, reavivando la polémica sobre si las bitácoras deben tener la misma consideración legal que los medios de comunicación convencionales, donde el derecho a no revelar las fuentes se considera (más o menos) sagrado.

Share