José Cervera:

“No pasa una semana sin que en alguna parte del mundo un blogger sea despedido. El último, por el momento, un librero británico, que se une a una larga lista de damnificados por la práctica de la bitácora, peligroso deporte. Especialmente al parecer (ay) para los periodistas, pero también para azafatas, soldados, informáticos o bibliotecarios. Esas empresas decidieron que publicar un blog (o lo publicado) era incompatible con el empleo. Con ello demuestran no enterarse de nada; hoy despedir a los trabajadores más activos y creativos no es una buena idea”.

Más en Acabar con el esclavismo (Retiario-elmundo.es).

Enlaces relacionados:

Blogosfera, Quejas y ámbito legal: los bloggers se organizan.

Carta de los derechos fundamentales del blogger.

Share