Manglares

Por más que a algunos les pese o irrite, sin explicarnos aún por qué, el debate sobre la parte de responsabilidad humana en los efectos del tsunami asiático (y por extensión, en cualquier otro tipo de desastre natural) continúa abierto. Mantengo que este tipo de polémica, en la que se vierten teorías más o menos rigurosas, más o menos fantásticas, contribuye de hecho, cuanto menos, a la concienciación de los gobiernos, empresas y ciudadanía sobre el papel que juega el factor humano en estas catástrofes, ayudando a desarrollar medidas preventivas y normas de actuación que minimicen las consecuencias.

Referiéndonos al caso concreto del maremoto del pasado 26 de diciembre, ya hemos tenido la oportunidad de escribir y discutir sobre asuntos como las prospecciones petrolíferas o la tsunami-ficción. A éstos se suma ahora la denuncia de Devinder Sharma, experto indio en políticas de alimentación y agricultura, quien afirma que “la destrucción causada por los tsunamis del pasado 26 de diciembre podría haber sido mucho menor si no se hubiera destruido gran parte de los manglares que servían de protección natural de las regiones costeras frente a las grandes mareas”.

Según Sharma, presidente el Foro sobre Biotecnología y Seguridad Alimentaria con sede en Nueva Delhi, “las marismas de los manglares han sido una protección natural de las regiones costeras frente a las grandes mareas, frente al impacto de los ciclones”.

“Los manglares sirven de doble protección. Por una parte, “la primera capa de manglares rojos, con sus ramas flexibles y raíces enmarañadas que cuelgan sobre las aguas costeras, absorben el impacto inicial de las olas”. Por otra, “la segunda capa de altos manglares negros funciona como un muro de contención que resiste a gran parte de la furia del mar”.

Desde los años ochenta, la implantación en las regiones costeras de Asia de las grandes empresas de cría de langostinos, que en 2000 superaron los 8. 000 millones de toneladas de producción, se ha desarrollado a costa de los manglares tropicales, que se encuentran entre los más importantes ecosistemas del mundo.

Más en La destrucción causada por los tsunamis fue mayor por culpa de los criaderos de langostinos (ABC) y Tsunamis, Mangroves and the Market Economy (Dissident Voice).

Share