Que Windows alberga en su seno la profunda contradicción entre ser el sistema operativo líder del mundo mundial y la mayor plataforma de agujeros de seguridad del universo es un contrasentido que no sabemos qué tal llevarán sus desarrolladores, pero que a nosotros, los humildes usuarios de la cosa digital, nos vuelve realmente neuróticos. Son tantos los errores y tantos los parches, tanto los productos gruyere de la factoría Microsoft, tantos los ratones convidados al festín y tantas las soluciones definitivas ma non troppo que, a poco que uno se descuide, acaba convertido en aspirante a técnico especialista antiplagas en lugar de, como uno se esperaba al adquirir su ordenador, en un tipo moderno y feliz aupado al nuevo milenio sobre la cresta de la ola de las nuevas tecnologías.

Pues acerquen todos el cursor porque Antonio Cambronero acaba de publicar en Libro de Notas un excelente trabajo que condensa, y les puedo asegurar que no es nada fácil, los mejores consejos, las mejores herramientas , los mejores recursos y los mejores enlaces para hacer de tu PC un fortín inexpugnable frente a spams, virus y espías: Ante todo, mucha calma. Un auténtico manual para la salud física y psíquica bajo entornos Windows:

“Utilizar un ordenador, con Windows, pronto se puede convertir en una pesadilla si no se tienen en cuenta, o no se toman en serio, ciertas precauciones, tanto en la navegación por la Red como en el uso del software. Instalar programas indiscriminadamente o no adoptar medidas protectoras en el uso del correo, también puede convertir nuestro PC en un coladero de todo tipo de intrusos que lo hagan totalmente inservible. Los síntomas de un ordenador contaminado son clarísimos: lentitud en el arranque y en la ejecución de programas, excesivo ruido permanente en el disco duro, debido a los numerosos procesos intrusos que puede haber funcionando y aparición incontrolada de ventanas emergentes. Otro síntoma inequívoco que nos avisa del secuestro de nuestro ordenador, y más concretamente del navegador, es el cambio de la página de inicio en éste”.

Iugal no están todos los que son, pero les puedo asegurar que todos los que están son y son verdaderamente indispensables.

Share