David Bravo: “La libertad de expresión es la libertad que el guiñol tiene de mover la boca mientras habla su ventrílocuo y el poder se encarga de corregir a los que no han entendido esa ley eterna”.

Más en Ladran, señal que cabalgamos.

Share