¿Qué tendrá Linux que levanta algo más que pasiones entre la competencia? ¿Será por ser un sistema operativo de código abierto, por su cada vez mayor implantación o por ser el preferido de los geeks del mundo entero? Ya sabemos del encono de Bill Gates y Cía. y sus campañas disuasorias, quizá su principal y más potente enemigo. Ahora es Sun la que contraataca, liberando Open Solaris no para incrementar su clientela, no para disfrute de los programadores, ni siquiera para contribuir al desarrollo mancomunado de Internet: no, lo hace simple y llanamente para combatir al dichoso pingüino.

Sun ha decidido defenderse con un buen ataque. La compañía entiende que la popularidad de Linux (versión de Unix) acabará por dejar obsoleto y aislado su sistema operativo particular, Solaris (otra versión de Unix), así que nada mejor que dar un triple salto ya veremos cuánto de mortal: liberar el código, introducirse en el mercado global de la informática y apostar por la difusión del producto. Un frente más en la batalla corporativa que se libra en la Red y que ha cobrado especial intensidad en este apenas iniciado 2005.

Más en elmundo.es.

Share