Todos piratas

En medio de la fiebre cultural-inquisidora que nos toca (y más que nos tocará, según parece) soportar en estos tiempos de DivX, P2P y mp3, resulta cuanto menos esperanzadora la decisión de un grupo de artistas franceses -respaldados por profesores universitarios, políticos y asociaciones profesionales- de hacer un llamamiento para que cesen de inmediato las persecuciones judiciales contra los internautas que descargan música o vídeo a través de Internet.

No se me ocurre mejor respuesta a la pregunta que se hace José Cervera en su Y a nosotros, ¿quién nos protege? (artículo que acabo de referenciar en otro post), ni mejor contrapunto a la actitud abiertamente represora de buena parte del artisteo español en connivencia con el Ministerio de Cultura: la defensa de los usuarios debe venir de los propios artistas. ¿Cómo? Promoviendo como promueve este colectivo francés un amplio debate para intentar armonizar los derechos de unos y de otros, el diálogo sobre la represión, y sobre todo la salvaguarda de la cultura como patrimonio de la humanidad y no sólo (que por supuesto que sí) de los creadores.

Son muchas las razones, estamos en una época de revolución tecnológica en la que leyes, conceptos y costumbres deben experimentar cambios adecuados a las nuevos objetivos y necesidades. No toda la descarga de contenidos en la Red es ilegal o perjudicial para los autores. En muchos casos es incluso beneficiosa, si dejamos fuera de este concepto a la piratería industrial o comercial, que debe ser perseguida en toda su extensión. Nos referimos a la descarga privada y a la preservación de los derechos de autor y consumidor en sus justas medidas. Sobre todo si tenemos en cuenta que, como en la lapidación bíblica, nadie está libre de pecado:

“Los promotores del llamamiento, que este jueves publicará el semanario Le Nouvel Observateur, afirman que ‘como al menos 8 millones de franceses’, ellos también se bajaron un día música por internet y son ‘delincuentes en potencia”.

Víctor Manuel: “La SGAE está en todos los foros internacionales donde se negocien los derechos de autor. Si, se que hay muchos usuarios. Yo mismo estuve ayer bajando unas canciones en Gnutella”.

Creo que basta con un poco de sentido común, visión de futuro, coherencia ideológica, menos tremendismo y sed de venganza y algo, un poquito siquiera, de sensibilidad social.

Share