Bueno, no han sido ellos solitos y tan sólo se trata de una victoria parcial, pero el Grupo Los Verdes en la Eurocámara ha logrado frenar la aprobación definitiva de la directiva sobre patentes, una ley que cuenta con un amplio rechazo encabezado por la comunidad de software libre, que ve en ella una puerta abierta al blindaje de las multinacionales de la informática para impedir el libre desarrollo de la programación y el uso no comercial de un buen número de herramientas por parte de la ciudadanía.

Como bien señala David Hammerstein, eurodiputado valenciano del Grupo Verde/ALE:

“El software está ya protegido por el derecho de autor, con lo cual es muy cuestionable la necesidad de que existan las patentes. Lo que en el fondo está en juego es el derecho de los consumidores a elegir una de las herramientas básicas y de uso cotidiano en nuestra sociedad de la información. Hay que frenar este proceso muy negativo para las pequeñas empresas de software, ya que podría incluso llegar a convertirse en una nueva forma de censura del flujo de información y creatividad”.

Más en elmundo.es.

Share