Acabo de repartir las últimas 100 invitaciones de Gmail que Google me ha ofrecido estos días (50 mías y 50 de mi compañera), y aún tengo una lista de espera de 33 peticiones. Puede que me equivoque, pero esta repentina generosidad me huele a una inminente liberación del servicio. Ojalá, porque aún hay muchos que se desviven por una cuenta y uno da abasto a tanta demanda.

Actualización (06 mar-01.06 h): Si alguien busca invitaciones, por favor lean este post.

Share