“Aquí se ve la cara del enemigo’. Con estas palabras cargadas de ironía, Richard Stallman devolvió al Gobierno Vasco el disco de Kepa Junkera con protección anti-copia que le habían regalado un día antes. Este tipo de CD no se puede escuchar en sistemas Linux y tampoco permite realizar una copia privada, algo que podría ser de hecho ilegal”.

A mí es que ya hasta me da la risa.

Más en CyberEuskadi.

Share