TBO

En un intento de frenar la caída en picado de la telefonía fija, Telefónica ha comenzado a comercializar un videoteléfono que se acopla al terminal de casa. Aunque la calidad deja aún mucho que desear (algo a lo que contribuye decididamente las limitadas prestaciones de las línea tradicional), es la avanzadilla de lo que en breve será toda una avalancha de ofertas en la integración de voz e imagen para el hogar. El precio ronda los 206 euros y permite activar o desactivar la pantalla, según se quiera menor o mayor intimidad, respectivamente. Otras opciones disponibles en el mercado español son los modelos de la marca Beamer (entre 150 y 300 euros) y los terminales integrados Vitelphon (500 euros).

Se trata de unas apuestas que llegan más bien tarde y que resultan, por ahora, relativamente caras. Mucho tendrán que mejorar en calidad, prestaciones y precios para competir con los móviles (que cuentan con un mayor desarrollo tecnológico) y las webcams (mucho más baratas).

Más en Te veré en el teléfono fijo (La Vanguardia-registro gratuito).

Share