Calima sobre Canarias

Gran Canaria ostenta desde tiempos inmemoriales la distinción de continente en miniatura por los tremendos contrastes en su meteorología y orografía, epígrafe que cobraría especial fuerza si se aplicase al conjunto del archipiélago canario cuando se ve afectado por fenómenos naturales tan caprichosos como el que ahora mismo le toca vivir: en menos de una semana, las islas han soportado un frío inusual (por debajo de los 10 grados en muchas zonas), nevadas y heladas de cierta consideración, vientos de hasta 90 kilómetros por hora, lluvias torrenciales… y ahora esa especie de eco de tormenta de arena que por aquí denominamos calima.

En la fotografía de satélite de arriba, tomada hoy mismo, se puede observar cómo la lengua de arena y las nubes hacen prácticamente imposible ubicar el archipiélago (zona delimitada en rojo). Esta calima presenta la particularidad de que proviene de la zona meridional del desierto del Sáhara y se pierde al norte, ya que lo habitual es que la arena llegue a las islas en dirección este-oeste, desde Marruecos y el norte del Sáhara Occidental, como bien se puede contemplar en las siguientes instantáneas captadas hace justamente un año (16 y 17 de febrero de 2004):

18 febrero 2004

Así que ya se podrán imaginar el lío que tenemos aquí montado, que ya no sabemos si sacar el paraguas, los esquíes o directamente montar la jaima para capear el temporal. Así y todo, reconozco que es una situación fascinante que uno no puede menos que admirar (y disfrutar, dentro de lo que cabe).

Share