Tras el debate sobre la conveniencia de incluir o no el atributo rel=nofollow en los blogs, es decir un código ideado especialmente para la lucha contra el spam impidiendo que los enlaces que aparecen en los comentarios incrementen su nivel de posicionamiento en los buscadores (pagerank), uno ha acabado variando su euforia inicial y sumándose a quienes consideran que son más los inconvenientes que las ventajas. Puede que estemos frenando el spam (y digo puede porque los spammers no han cesado en su actividad a pesar del invento), pero lo que sí es seguro es que estamos esterilizando el sistema de comunicaciones e interacciones en la blogosfera, en particular, y en la toda Internet ella, en general. No me parece justo que si alguien hace referencia a un enlace interesante en su comentario, este enlace no reciba el merecido premio de puntuar, por decirlo de algún modo, en el dichoso pagerank.

Así que el hecho de que el nuevo WordPress 1.5 incluyera de serie el cuestionado atributo, lejos de alegría produjo en mí una cierta contrariedad. Afortunadamente, parece ser que no soy el único que piensa de esta manera. Es el caso de Kimmo, que acaba de montar un plugin diseñado para anular el nofollow. El nombre del plugin no podía ser otro que DoFollow y se sumamente sencillo de instalar: subir a la carpeta wp-content/plugins/ y activarlo en el Panel de Administración.

El plugin crear un submenú dofollow en Opciones en el que puedes consultar el estado de actividad del atributo y, lo que se agradece, deshabilitar la función del plugin para comentarios correspondientes a posts escritos a partir de una determinada fecha.

El plugin se puede descargar desde aquí, y desde aquí un patch que aligera el proceso si eres de esos que reciben muchos comentarios. Ojo, sólo para versiones 1.5 de WP.

Eso sí, recomiendo la instalación del plugin sólo a aquellos que dispongan de buenos filtros antispam, porque, aunque ya hemos dicho que el atributo tiene más inconvenientes que ventajas, siempre ayuda en algo a ponerle las cosas difíciles a los spammers. Muy poco, pero algo.

Si lo prefieres, Zootropo nos ofrece un método algo más artesanal.

Vía Blogging Pro.

Share