Microsoft desanda lo andado y se retracta de sus pretensiones exclusivistas.

“Redmond y la obsesión por la seguridad”:

Finalmente, Microsoft ha descartado la idea de facilitar estas actualizaciones sólo a usuarios con licencias oficiales de XP, ya que los ordenadores desprotegidos e infectados podrían acabar -como ya ha pasado en algunas epidemias- sirviendo como herramientas en operaciones masivas de envío de virus por internet. “Éste es un tema que hemos estudiado y hemos decidido facilitar las actualizaciones a todo el mundo porque es necesario para mantener la salud del ecosistema que es internet”, explica a este diario Rich Kaplan, máximo responsable de seguridad on line de Microsoft.

Más en La Vanguardia Digital.

Share