Cuando aquello de los bucaneros, pasar al aguien por la quilla era lo más en cuestión de castigos. La ministra se ha puesto brava y anuncia poco menos que un cuerpo especial antipiratería. Nos parece bien, siempre y cuando se refiera al top manta y otras actividades ilícitas con ánimo de lucro. Pero esperamos que al Gobierno no se le acabe yendo del todo la olla y la tome con la ciudadanía. Cervera advierte de algún efecto etílico.

Share