Ni siquiera Mariano Rajoy, líder consorte del Partido Popular, ha podido aguantar el furibundo argumento del thriller político Tras el desastre. Rajoy reniega de la cinta elaborada por la FAES de su querido-odiado Aznar y renuncia a cualquier mérito que pudiese derivarse de la misma, incluido un hipotético Oscar, que estando Bush como está, vaya usted a saber:

“El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, reivindicó el espacio político “de centro reformista” para la formación que lidera y pidió a sus compañeros que hagan oposición “con inteligencia, con finura, con educación y no desde las vísceras”, un día después de la polémica suscitada por el vídeo de la Faes, fundación presidida por José María Aznar”.

Más en elmundo.es.

Share