¿Quién soy?

¿Eres tímido-tímida, o cada cosa por separado? ¿Temes una cibercaza de brujas y no ganas para tranquilizantes? ¿Sospechas que tu jefe sospecha de algo sospechoso en tu actividad laboral? ¿Eres famoso, famosa o incluso ambas cosas a la vez? ¿Te mola más un seudónimo que un tono de móvil? Entonces estás de enhorabuena, porque la Electronic Frontier Fundation (EFF) acaba de publicar una guía del blogger anónimo, cómo escribir una bitácora sin ser reconocido-despedido-encarcelado en el intento, que paso a traducir de forma libre.

¿Ya tienes lápiz y papel o teclado y pantalla? ¿El jefe no mira? ¿El compañero-a chivato-a chatea?. Fale, allá vamos, pues:

BLOQUE I: BITACOREAR DE FORMA ANÓNIMA

1. Usar un alias y no dar pista alguna sobre tu identidad.

Si escribes desde el lugar de trabajo, asegúrate de no ofrecer datos relevantes: localización, número de empleados de tu empresa, sector empresarial…. Incluso estos detalles generales pueden resultar fatales. Si, por ejemplo, escribes, “trabajo en un periódico semanal sin nombre en Seattle” está claro que trabajas en alguno de los semanarios que se publican en esa localidad. En su lugar, podrías decir simplemente que trabajas en un medio de comunicación de una ciudad mediana. Obviamente, no uses tu verdadero nombre ni tu perfil real Y no uses seudónimos que suenen o estén basados en tu verdadero nombre (por ejemplo, ramonsex en lugar de Ramón). Casi cualquier información personal puede revelar tu identidad: puedes ser el único en tu empresa que cumple años un determinado día o que posea un ipod versión U2.

Lo mejor, en cualquier caso, es no postear desde el trabajo. Estarías utilizando recursos de empresa como una conexión a Internet para mantener tu blog, y te sería muy difícil demostrar que tu bitácora es una actividad relacionada con el trabajo. También te será mucho más difícil ocultar tu actividad a los ojos de administradores del sistema informático.

2. Usar tecnologías de anonimato

Hay varias:
– invisiblog.com es un servicio que ofrece la posibilidad de bloguear de forma anónima y gratuira. Puedes crear un blog allí sin dar tu verdadero nombre. Incluso la gente que controla el servicio no tendrá el acceso a tu nombre.
– Si te preocupa que el servicio pueda registrar tu dirección IP, puedes usar la red anónima TOR.
– Para quien prefiera algo más sencillo está anonymizer.com,de pago (29,99 dólares), que te permite bloguear de forma anónima y ocultar tu dirección IP.

3. Limitar tu audiencia

Muchos servicios de blog te permiten reservar parte o toda la bitácora para usuarios registrados. Si el objetivo principal de tu blog es la comunicación con amigos y familia, o con una comunidad determinada, quizás esto es lo que más te convenga.

4. Hazte invisible a los buscadores

Si no quieres que tu bitácora aparezca en los resultados de los buscadores, puedes crear un archivo especial denominado robots.txt (un archivo de texto de robots). Es algo que se conoce desde hace tiempo y que también sirve para reservar determinas partes de tu web del escrutinio de los motores de búsqueda. Si no sabes cómo hacerlo, puedes usar el Generador de Archivo de Texto de Robots gratuito de Web Tool Central.

BLOQUE II: DERECHOS FRENTE A PERSECUCIONES O DESPIDOS

Si empiezas en esto de la bitácoras, debes saber que hay algunos contenidos más peligrosos que otros, dependiendo, claro está, de la legislación vigente en tu zona geográfica. Por ejemplo:

1. Opiniones Políticas

Muchos textos legales incluyen secciones en su normativa laboral que prohíben a los patrones regular las actividades políticas y filiaciones de sus empleados o influir en sus actividades políticas. En esos casos no puedes ser despedido. Infórmate previamente.

2. Sindicatos y asociacionismo

También en muchos países estos derechos están protegidos por ley.

3. Secreto empresarial

Aunque hay algunos escudos legales que protegen a quienes revelen información que pueda perjudicar a su empresa en casos de interés general (adulteración deliberada de un producto, por ejemplo), hay que tener en cuenta que esto sólo ocurre en algunos países y de forma excepcional. Antes de escribir sobre algún problema de estas características, deberías remitir el caso a las autoridades legales y utilizar los canales de denuncia dentro de tu empresa. Sólo después podrías hacerlo público.

4. Funcionarios

Salvo contenidos secretos o confidenciales, informar de aspectos que interesan al conjunto de la ciudadanía suele estar protegido por ley. Como siempre, infórmate bien antes de dar un paso.

5. Mobbing

Aunque el mobbing (la marginación laboral de un empleado) está siendo fuertemente combatida por la ley, aún no han sido probadas en un contexto bloguero. Si crees que estás en esa situación, deberías ponerte en contacto con un abogado laboralista para ver qué se puede hacer.

Vía Boing Boing.

Actualización (19 abr-20.39 h): Bicubic nos aporta algunos otros buenos consejos.

Share