Muy buenas noticias para quienes sufrimos a diario (¿hay alguien que no?) los efectos del spam:

– Una, aquí mismo en España: La Agencia de Protección de Datos multa por primera vez el envío de correo basura con 30.000 euros a varias empresas españolas que se dedican a inundar los correos de mensajes comerciales no deseados.

– La otra, en Estados Unidos: La Justicia ha condenado a nueve años de cárcel al spammer Jeremy Jaynes, quien amasó (el angelito) nada menos que 24 millones de dólares gestionando el envío de reclamos pornográficos y de trabajo falsos vía email. Jaynes había enviado la friolera de 10 millones de correos desde su casa de Carolina del Norte.

Parece que aún se atisba algo de luz al final de túnel.

Share