Carlos Usua de la Peña:

“Cuarenta años después, los que asistimos a los famosos “Guateques” que era nuestra manera de compartir música, ya que solo teníamos vinilos y unos tocadiscos “de maleta” y seguimos con la pasión por ella, corremos el riesgo de acabar procesados porque alguien no ha evolucionado como debiera y porque quien debería velar por nosotros se debe a “obligaciones contractuales” contraídas en periodo electoral(…)

Con el paso del tiempo llegaron las cintas y empezó la copia y seguíamos acudiendo a fiestas “caseras” a escuchar e intercambiar “nuestra música” (la que nos gustaba) y seguía sin ser delito, la facilidad con que dicho medio te permitía copiar llevó a la industria a pedir a las emisoras de Radio que cortaran las canciones o emitieran cuñas para fastidiar la grabación (siempre la carga sobre el consumidor)(…)

Y hoy todo es igual pero con más medios y menos posibilidades de control(…) ¿En qué se diferencia éste comportamiento con el anterior? Si antes mi amigo venía a mi casa y yo le copiaba una cinta ahora “viene a mi casa y se la baja” pero quieren criminalizar tal cosa en beneficio de una Industria que, tal y como ella misma reconoce: “Las discográficas hemos llegado tarde a la revolución digital”.

Más en noticias.com.

Share