Es tal el lío que está montando alrededor de la industria de la cultura y los derechos de autor que da la impresión de que aquí cada uno va a su aire. A su bola, vamos, intentando arrimar el ascua a su sardina más allá del interés general, la razón o la legalidad. Ahora le toca el turno al sector discográfico español que, en lugar de dedicarse a analizar su papel en la revolución tecnológica a la que asistimos y de buscar vías imaginativas para impulsar su negocio sin necesidad de reclamar la cárcel para todo y para todos, se entretiene enviando correos masivos a los usarios de redes P2P amenazándolos con el apocalipsis:

“El sector discográfico español se ha dirigido en el último mes a más de 10.000 internautas españoles para advertirles sobre las consecuencias de poner su música a disposición de todos los usuarios de Internet a través de las redes de intercambio de archivos (P2P). La ‘advertencia’ se ha realizado mediante el envío ‘automatizado’ de correos electrónicos.

El presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, dijo que en el último mes “se han enviado más de 10.000 mensajes automáticos a internautas españoles” que intercambian canciones protegidas por derechos de propiedad intelectual, integradas dentro de una “lista de repertorio español”.

Para ello, la industria cuenta con un robot que opera en la red de ‘KaZaA’, el cual envía un mensaje de forma automática cada vez que detecta a un usuario residente en España que intercambia música protegida con derechos de autor. Guisasola precisó que en la actualidad “se está trabajando para ampliarlo a otros sistemas, como ‘eMule’ y ‘eDonkey”.

Es decir, que este sector que enarbola una argumentación legal imaginaria (realizar copias para uso privado está permitido por la ley de propiedad intelectual), va y se apunta a una actividad del todo ilegal como es el spam, es decir el envío masivo de correo no deseado. Cojonudo. A ver si ahora la ministra se muestra tan diligente como con la dichosa ley antipiratería y reparte unos cuantas multas entre tanto yuppie desarretado. Pues sí que…

Actualización (15 abr-19.51 h): Me dicen, me cuentan que todo se debe a un error de trascripción de Europa Press (la agencia que distribuyó la noticia). Los mensajes no se enviaban a través de email, sino del servicio de mensajes del propio Kazaa. Vale, en vez de multas habrá que ponerles algún videoclip de Ramoncín, y que sufran.

Share