“El ciudadano estadounidense Rogers Cadenhead, quien registró el dominio BenedictXVI.com antes de que se escogiera al nuevo Papa, señaló que no sabe muy bien qué va a hacer con él. No obstante, calmó a los más pesimistas al prometer que nunca lo venderá a empresas pornográficas o de juegos “online” porque sería “pecado”.

Más en Terra.

Share