Inter War

Podría ser el parte de guerra de cualquier informativo virtual o del informe de campo de algún videojuego en línea. Pero no se trata de nada de eso, sino de dar cuenta de los movimientos que se están produciendo en algunos de los ejércitos más poderosos del planeta, en concreto en el de Estados Unidos, para convertir Internet en el principal campo de batalla de los conflictos bélicos que en este maltrecho mundo lo son y de esos otros que aún están por llegar.

Cierto es que desde su irrupción en el mundo de la informática, la Red ha ido cobrando día a día un mayor protagonismo en todos los campos de actividad humana, de los que la bélica no es ni mucho menos una excepción. Cualquier neófito en estrategia militar sabe que el control de las comunicaciones es uno de los puntos básicos para el éxito en cualquier confrontación y, si de comunicación se trata, no cabe duda de que Internet se ha convertido en la madre de todas las comunicaciones.

Una constatación de la lucha que se libra en Internet la tenemos en los conflictos terroristas y, con una mayor relevancia, el terrorismo fundamentalista islámico, que ha hecho de la Red un bastión de su estrategia en lo que a transmisión de ideas, organización y activismo se refiere. De hecho, una buena parte de los efectivos de la lucha antiterrorista están encuadrados en los departamentos de información y contrainformación digital.

Sin embargo, la guerra del ciberespacio trasciende ya lo puramente comunicativo para convertirse en auténtica arma de ataque y defensa. Vía Robin Good en Español, descubro un interesante artículo de Wired News en el que se desvela los planes del Ejército estadounidense para la confrontación bélica a través de Internet: el nacimiento de un escuadrón especialmente concebido para la lucha en la Red, cambiando misiles por virus informáticos y fusiles por PDA:

“Los militares estadounidenses han ensamblado el más formidable escuadrón de hackers del mundo: un programa de armas multimillonarias supersecreto, que puede estar listo para lanzar una ciberguerra sin sangre contra redes enemigas, desde tendidos eléctricos hasta redes telefónicas.”

La unidad, que ha sido bautizada con el sencillo nombre de Joint Functional Component Command for Network Warfare (JFCCNW), ha sido mantenida en secreto hasta hace bien poco y estaría compuesta, según las citadas fuentes, por

“personal de la CIA, la agencia nacional de seguridad, el FBI, las cuatro ramas militares, algunos civiles expertos y representantes militares de naciones aliadas”.

Entre sus cometidos están la defensa de la red de computadoras del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y la ejecución de las misiones de ataque de redes informáticas, conocida como CNA.

Share