Aniversario

Acerca del diálogo fue el primer post, y ahora, al releerlo, me sorprendo a mí mismo constatando su vigencia coyuntural (política) y filosófica. Así iniciaba Mangas Verdes su andadadura, como versión digital de los artículos de opinión que un servidor firmaba en EL Mundo/La Gaceta de Canarias y, como ésta es la versión del autor (la velita me da derecho a usurpar el papel de usuario por unos días y hacer de las estadísticas capricho personal), procedo a desgranar en primera persona la evolución del blog y mis preferencias. Una especie de make off blogosférico de corte muy muy personal. Tanto, que entendería perfectamente que cerrases esta ventana de inmediato o me lanzases un Google Bomb. ¡A la mierda! Vaya, ya me he vuelto a poner Fernan Gómez. Pero enseguida se me pasa.

El fértil territorio de Blogia hizo de cuna. Antes había estado probando aquí y allá, pero todo me resultaba excesivamente complicado, o pesado. Pero antes lo que había decidido era crear una página en la que recoger y ofrecer mi material creativo. Lo del blog sería un apéndice, una opción de menú más en Proyecto Isla que derivó en apendicitis nada más comenzar a profundizar un poco más en esas cosas tan raras pero tan excitantes que eran los weblogs, las bitácoras y la blogosfera.

De esa época recuerdo con especial cariño las primeras colaboraciones, algunas de las cuales se han mantenido hasta hoy y otras se han convertido en récords de lectura y comentarios, éxitos de audiencia como el regalo de cuentas Gmail (creo que ya he repartido cerca de las 1.000 y sigue), las primeras discusiones calientes, las encuestas, mi breve pero intensa campaña contra la violencia hacia la mujer (saludos, Jéssica) mi acercamiento al lado tecnológico de Internet y, cómo no, el descubrimiento de WordPress. Cuatro meses después de iniciar el camino, y tras un periplo marcado por los asuntos tratados en mi columna diaria de papel, Mangas Verdes da el gran salto: alojamiento propio y mobiliario de WP.

(Continuará…)

Share