A Jorge Cortell no le dejan dar su conferencia favorable al P2P, su reto abierto, valiente y provocador contra el lucro enmascarado de psuedojusticia y paralegalidad. Y la prohibición no de le viene de la SGAE o del Gobierno, sino del mismísimo Rectorado de la Universidad (templo del conocimiento) Politécnica de Valencia.

La reacción no se ha hecho esperar, pues ¿do la democracia, do el talante gubernamental y do la credibilidad de una institución presuntamente entregada a la causa del saber como la UPV? ¿Volvemos al modelo franquista? ¿En cien años todos Calvo, o Teddy? Pues vamos apañados.

Lo cuentan en Barrapunto y Sonia Blanco.

Share