Tomando prestando el título de una canción de Silvio Rodríguez, les cuento que el mismo día que el Senado aprobaba por un voto la supresión del canon en CD y DVD vírgenes, más de 100 colectivos presuntamente piratas (pirata es el que roba o lo promueve, dicen ellos mismos) firmaban un manifiesto (PDF) contra dicha supresión, la SGAE daba un paso más hacia su abismo particular abogando por un carné de internauta y el ministro Montilla arremetía contra las bitácoras de “dudosa legalidad” y escasa “utilidad”. Esto ya es vicio.

Share