Grupo Interuniversitario de Opinión (*)

Unas relaciones basadas en el expolio no son buenas, Sr. Presidente. Usted quiere tener buenas relaciones con Marruecos, pero debe saber algunas cosas. Sr. Presidente, usted siempre invoca (¿o invocaba?) a la “ONU” y a la “Paz” y por ello debe saber que la ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos está condenada por la ONU que no reconoce que ese territorio forme parte de la “integridad territorial” marroquí. También debe usted saber que Marruecos no está en el Sáhara Occidental “por casualidad”, sino como resultado de una guerra de agresión en la que se intentó un genocidio contra el pueblo saharaui.

Sr. Presidente, uno debe saber elegir sus amigos. Como personas que creemos y vivimos la democracia, no creemos que sea presentable alardear de tener como amigo a un déspota que impide la democracia a su pueblo y que lo tiraniza cometiendo todas las violaciones posibles de los derechos humanos. Ser “amigo” de un sujeto como el sultán marroquí le rebaja a usted y si usted cree, de verdad y no hacia afuera, en la democracia, debe cuidarse mucho de esa compañía. Ya conoce el refrán: “Dime con quien andas…”.

Sr. Presidente, el Sáhara Occidental no es marroquí. Se lo repetimos porque parece que no termina de comprender. A ver si se entera también D. José Segura, este delegado suyo en Canarias que viajó a El Aaiún con una compañía que reconoce como propietario del aeropuerto de esa ciudad a quien sólo es un usurpador. Por cierto, Sr. Segura, en otro artículo le retamos a que nos demostrase quien pagó los gastos de su estancia en El Aaiún. Sigue sin contestar, pero nosotros se lo iremos recordando ya que interesa al pueblo Canario. Y volviendo a usted, Sr. Presidente, queremos decirle que como el Sáhara no es marroquí, las aguas del Sáhara tampoco son marroquíes. ¿Verdad que es fácil de entender?

Sr. Presidente, su gobierno y su flamante ministra de Pesca han mostrado un interés inusualmente intenso (repetimos, inusualmente intenso) en que la Unión Europea pueda volver a hacer un tratado de pesca con Marruecos sobre aguas saharauis. Y usted sabe que eso es ilegal porque es robar a un pueblo. Le recordamos por qué: el Sáhara no es de Marruecos, luego las aguas del Sáhara tampoco son de Marruecos… ¿está claro, no? Quien negocia con un ladrón se convierte en su cómplice, ó va usted a negociar medianas y acuerdos pesqueros sólo a partir del paralelo 27º40’ hacia el norte, ya que al sur es Saharui.

Sr. Presidente, al pretender que la Unión Europea realice un nuevo tratado de pesca con Marruecos sobre aguas saharauis, usted está promoviendo que una organización que se guía por el principio del respeto al Derecho, viole el Derecho Internacional. Quizá podrá decir que hubo otros tratados en el pasado, entre la Unión Europea y Marruecos, en los que se negociaba el expolio de la pesca que sólo pertenece al pueblo saharaui. Se le olvida una cosa, Sr. Presidente: el 29 de enero de 2002, el responsable de asuntos jurídicos de la ONU (sí, Sr. Presidente, la “ONU” esa que tanto invoca usted y que déspotas y dictadores usan como pañuelo), emitió un dictamen que dejaba el asunto muy claro. Su ministro Moratinos se lo puede explicar, que seguro que lo conoce, pero por si está muy ocupado recomponiendo las relaciones deterioradas con antiguos “países amigos” nosotros se lo aclaramos: Es ilegal explotar los recursos naturales de un territorio colonizado sin el consentimiento de ese pueblo. Ese pueblo, el pueblo saharaui, tiene un representante, el Frente Polisario, que está internacionalmente reconocido… incluso por su Gobierno, ¿o ya se le olvidó la visita del Secretario de Estado, Sr. Bernardino León, a la dirección del Frente Polisario? ¿o la entrevista que usted mismo mantuvo con el presidente de la RASD a finales de noviembre pasado?

Sr. Presidente, impulsar, como lo hace su gobierno, que la Unión Europea pague a Marruecos por permitir la pesca en aguas que no son marroquíes es algo ilegal y, por supuesto, desvergonzado e inmoral. Eso significa que para su gobierno, no sólo no hay que echar al ladrón, sino que encima hay que indemnizarle. Curiosa forma de entender el Estado de Derecho y la Democracia.
Sr. Presidente, su gobierno ha traicionado al pueblo saharaui al negarse a apoyar el “Plan Baker II” en la Asamblea General de la ONU este mes de diciembre pasado. Por favor, no ponga las cosas peor.

Canarias 17 de Mayo de 2005

(*) Grupo Interuniversitario de Opinión

-Carlos Ruiz Miguel………………USC
-Manuel de Paz Sánchez…………..ULL
-Ricardo Aguasca Colomo…….ULPGC
-Sergio Ramírez Galindo………ULPGC

Share