Últimamente recibo en los comentarios trackbacks falsos, es decir enlaces que se supone hacen referencia al post en cuestión, pero que lo único que hacen es enlazar hacia otros sitios en los que, de una manera o de otra, se habla del mismo tema (y a veces ni eso). A mi modo de ver, se trata de una conducta que rompe la reciprocidad, la interconexión y el fair play de la blogosfera, pues el objetivo final del trackback es precisamente la interrelación enlazada entre dos artículos o comentarios:

Trackback (Wikipedia):

“En informática, el trackback es un concepto que surge del mundo de los weblogs (bitácoras, diarios, blogs,…).

Se trata de un enlace inverso que permite conocer qué enlaces apuntan hacia un determinado post; de ese modo avisa a otro weblog que se está citando uno de sus posts.

Básicamente, si un blog admite trackbacks quiere decir que es capaz de recibir un aviso de otro blog, de forma que dos de los artículos de ambos quedan relacionados entre sí, normalmente porque el segundo hace referencia al primero.

Los trackbacks a un artículo quedan reflejados habitualmente al pie del mismo, más o menos en el lugar en que aparecen los comentarios.

La especificación del trackback y su implementación fueron desarrollados por Six Apart, creadores del CMS Movable Type”.

Más claro, agua. Sea o no con mala fe por parte del trackbackeador, de aquí en adelante, los supuestos trackbacks (trackbacks falsos, para ser exactos) dirigidos a Mangas Verdes serán obviados (eliminados, vaya).

Más información para despistados en bitacoras.com.

Share