La cacería ha comenzado: la Corte Suprema de Estados Unidos ha fallado en contra de Grokster y Morpheus, dos programas-redes de intercambio de ficheros P2P, en la demanda que habían presentado Sony y 27 compañías más. Ojo: se condena a la herramienta, y no a los usuarios (es decir, como apunta Nacho, se condena a los fabricantes de pistolas y no a los -presuntos- pistoleros), con lo cual la cosa comienza a adquirir tintes realmente surrealistas.

La cacería ha comenzado, y es una cacería contra el progreso en beneficio de unos pocos. Veremos cuánto les dura la munición y cuánto daño es capaz de generar antes de cesar en su inútil empeño y cortedad de miras (y es que la Tierra se mueve).

Lo leí primero en el blog de Enrique Dans, pero se comenta también en otras muchas bitácoras. República Internet ofrece la reflexión más positiva.

Share