Mesa redonda Ficit 2005

A petición de varios lectores, les dejo aquí la transcripción de la ponencia que expuse el pasado sábado (13 de agosto) en la mesa redonda sobre blogs que se celebró en el marco de la Fiesta Canaria de la Informática y Telemática (Ficit 2005), en Gáldar (Gran Canaria). Víctor, organizador, moderador y coponente en el acto, me pidió que abriera el acto con una introducción a la blogosfera y éste es el resultado de mi reflexión:

Qué

Hablamos de blogosfera cuando nos referimos al conjunto de bitácoras y de autores de bitácoras que existen en la Red. Hablamos de bitácoras cuando nos referimos a una sencilla herramienta de publicación que está revolucionando a la de por sí ya revolucionaria Internet. Suelo comentar que Internet es el invento más importante en lo que a comunicación se refiere tras la imprenta. Y también suelo comentar que las bitácoras vienen a ser, dentro de la red de redes, lo que las multicopistas fueron en su momento con respecto al sueño tipográfico de Gutemberg.

Efectivamente, cuando hablamos de blogs, weblogs o bitácoras estamos haciendo referencia a una herramienta que ha logrado popularizar y democratizar hasta extremos hoy día no calculados la participación y la comunicación en Internet. Hasta ahora sólo podían publicar en el ámbito digital aquellos que contaban con los conocimientos técnicos necesarios o aquellos que podían pagar a quienes lo tenían. Ahora mismo, tras la explosión del fenómeno bloguero, cualquiera puede en cuestión de minutos abrir y mantener un espacio personal, grupal o corporativo abierto al mundo mundial. Puede opinar, informar, crear, reírse, compartir, criticar, alabar o desnudarse y someter todo eso a consideración y conversación públicas con un mínimo esfuerzo.

Cómo

Por tanto, si me preguntan qué es una bitácora, me decanto llana y simplemente por definirlo como una herramienta. Una herramienta cuyo éxito y potencial se basan en la sencillez, la inmediatez y su gran capacidad para comunicar y generar conversación. ¿Qué elementos formales la definen? Básicamente, la publicación regular de entradas, artículos o posts, en orden cronológico inverso y la posibilidad de interacción con los lectores a través de los comentarios.

Estas características, y otras que se suelen dar como indispensables en un blog (sección de archivos, sindicación, blogroll, categorías, enlaces permanentes, trackbacks, pingbacks…) no se dan en todos los casos y no creo que debamos tomarlas en consideración a la hora de determinar qué es una bitácora o qué no lo es, porque afortunadamente, y dentro de la inmensa libertad de la que por ahora disfruta la blogosfera, cada cual puede hacer de su blog un sayo y sólo rige una norma fundamental: la voluntad y conciencia del autor de que lo que publica es una bitácora.

Cuándo

Haciendo un poco de historia tenemos que decir que si Internet, que ya va rumbo de cumplir sus primeros 40 añitos de existencia, nos parece a todos un invento muy reciente y moderno, qué podemos decir del weblog, que apenas supera la década de existencia formal y sólo algunos años de existencia oficial y multitudinaria.

Si bien se considera una anotación de Tim Berners-Lee en el CERN con una lista de nuevas páginas web como el primer weblog de la historia, allá por 1992, no es hasta 1996 cuando comienzan a aparecer las primeras bitácoras tal y como las entendemos en la actualidad, con el nacimiento del Proyecto 24 Horas de Democracia de David Winer.

Este mismo autor pone en marcha un año después Scripting News, que aún sobrevive, y Radio Userland, uno de los primeros y más populares sistemas de publicación de bitácoras. Ese mismo año, en 1997, Jorn Barger establece el término ‘weblog’. Sin embargo, si hay un año que marca el inicio de la explosión de la blogosfera, ése es 1999, con el nacimiento de Blogger, el sistema de publicación que abrió las puertas de la participación activa y masiva a la cada vez mayor comunidad internauta. Ese mismo año, Peter Melholz acuña ‘blog’ como simplificación de ‘weblog’. A partir de 2000, la blogosfera se dispara.

En el ámbito hispano tuvimos que esperar a 1999 para ver nacer las primeras bitácoras: Barrapunto, Bitácora Tremendo, Subte, El Cráneo y Área Estratégica. En 2001 se produce la primera explosión, mientras que el término ‘bitácora’ aparece referenciado por primera vez por los mexicanos Carlos Tirado y Gustavo Arizpe en 1999.

Cuánto

Según el último informe sobre el estado de la blogosfera que publica periódicamente David Sifry, basándose en los datos registrados por el popular buscador de bitácoras Technorati, a principios de agosto existían 14,2 millones de blogs, de los cuales un 55% se consideraron activos, es decir fueron actualizados en los últimos tres meses, aunque sólo un 13% lo hizo durante la semana previa a la publicación del informe. Se crean unos 80.000 blogs cada día, prácticamente uno cada segundo, y el ritmo de publicación es de unos 900.000 posts al día. La tendencia de crecimiento de la blogosfera es que el número de bitácoras se duplica cada cinco meses y medio.

Por su parte, Comportamientos de la Blogosfera (PDF), un estudio realizado por ComScore Networks, en colaboración con Six Apart y Gawker Media, sobre dos millones de bitácoras estadounidenses en los tres primeros meses de 2005, revela que 50 millones de internautas estadounidenses visitaron algún blog durante ese período, lo que supone un 30% del total de internautas norteamericanos y 1 de cada 6 habitantes de EEUU. En lo que a temática se refiere, el estudio indica que los blogs más populares son los de política y noticias, seguidos de los de temática variada, los tecnológicos y los escritos por mujeres.

Por qué

¿Cómo explicamos este éxito, este espectacular crecimiento? Sin lugar a dudas, no basta con recurrir a las virtudes propias de la herramienta para explicar el fenómeno. Éstas, desde luego, tienen gran parte de responsabilidad en su popularización, pero a mi modo de ver hay dos factores importantes que determinan esta explosión: la repercusión de las bitácoras más allá de la blogosfera, su capacidad de influencia; y la interconexión entre los autores de blogs, el tejido blogosférico en sí mismo.

En el primero de los casos, tenemos muestras más que suficientes del papel significativo que han jugado las bitácoras en acontecimientos tan importantes como la guerra de Irak, el 11-M, el tsunami asiático o las últimas elecciones norteamericanas. La blogosfera se ha convertido en una fuente alternativa de información y opinión, en una canal inmediato de respuesta y en una red de solidaridad o denuncia, según cada caso. Medios de comunicación, partidos políticos, multinacionales y cada vez más la ciudadanía en su conjunto han vuelto los ojos hacia una plataforma de una potencia colectiva tan contundente que, simplemente, es imposible de obviar.

Se está contra ella o con ella. No cabe término medio. En el primero de los casos, hemos asistido a intentos, tanto por parte de gobiernos como por algunos de los medios de comunicación más importantes, de desacreditarla o prohibirla directamente. La primera de las batallas aún está en veremos. Países como China mantienen una cruzada que afecta a la libertad de expresión en Internet, de modo general, y a la blogosfera de forma muy destacada. Pero esto no sólo ocurre en países como China, Cuba o Irán, incluso en los países democráticos el poder político tampoco ve con muy buenos ojos la proliferación de una plataforma de comunicación incontrolada y ya son muchos los que defienden una regulación exagerada y coercitiva de las publicaciones en la Red.

La segunda de las batallas parece ganada. Los mismos medios que hace no demasiados meses propugnaban el acoso y derribo de confidenciales y diarios personales en Internet, son hoy día grandes valedores del weblog, con todo un catálogo de servicios bitacoreros que buscan, por un lado, subirse a la ola de la popularidad y audiencia que conlleva esta nueva herramienta, y por el otro, incrementar su relación e interacción con el lector.

Las bitácoras se han convertido también en campos de experimentación de otras importantes herramientas en la Red, que, si bien no son exclusivas de la blogosfera, sí podríamos decir que han madurado con ella y han alcanzado en ella su máxima expresión. La sindicación, una herramienta de suscripción de contenidos que ha revolucionado la comunicación en la Red, o el copyleft, la alternativa al restrictivo sistema de derechos de autor, con la irrupción de las licencias Creative Commons, que te permiten ceder determinados derechos sobre una obra, o todos, excepto la autoría, son algunos de los hitos hermanos y simbióticos de la blogocosa.

Por su parte, la blogosfera ha de agradecer mucho también a todo el movimiento de software libre y código abierto. La irrupción de CMS como Movable Type, Text Pattern o WordPress, por citar sólo algunos de los más eficaces y extendidos, han supuesto un antes y un después en el panorama de los sistemas de publicación de blogs como alternativa a los proveedores de alojamiento y sistemas cerrados, y permitiendo la personalización y adaptación de cada bitácora a los intereses y necesidades de cada autor.

¿Y por qué no?

Sobre el futuro, poco podemos hablar, más que nada porque yo no estaba allí cuando eso. Pero no pecaríamos de osados si dijésemos que el fenómeno blog no ha hecho más que comenzar. Probablemente será difícil mantener durante mucho tiempo el crecimiento espectacular de los últimos años, pero no cabe duda de que su difusión seguirá siendo importante y sostenida. Cada día surgen nuevas variantes: videoblogs o vlogs, fotologs, audiologs, moblogs… Y cada día son más los sectores que recurren a las bitácoras como soporte de sus actividades: empresas, instituciones, partidos políticos, profesionales, grupos de estudio o de trabajo, medios de comunicación…

Sea como sea, da toda la impresión de que la blogosfera está aquí para quedarse. Y así tiene que ser, siendo como es y como comentaba al principio y en mi humilde opinión, quizá la herramienta más importante jamás inventada para la comunicación democrática, para la conversación y para la libre difusión de ideas: libertad de expresión en estado puro. Un derecho irrenunciable plasmado en una herramienta de futuro. Un fenómeno comunicativo sin precedentes.

Actualización (17 ago-11.58 h): Les dejo por aquí algunas de las fuentes a las que recurrí para elaborar la ponencia. Tenía pensado ponerlas anoche junto con el post, pero me perdí en el éter de la madrugada 🙂 :

Sobre ‘Qué’

Weblog – Wikipedia en español
La definición de ‘weblog’ en la Wikipedia – ALT1040
¿Qué es un blog? – BlogsMéxico
¿Qué es una bitácora? – Jabalí Digital
– ¿Qué es un blog? – Juglar (con reseñas de Enrique Dans, mailxmail y JJ Merelo)

Sobre ‘Cómo’

II Encuesta sobre Weblogs y Lectores – Gemma Ferreres y Antonio Cambronero

Sobre ‘Cuándo’

A short history of blogging – Duncan Riley (traducción libre en Mangas Verdes)
Weblogs: A History and Perspective – Rebecca Blood
Historia de los weblogs en castellano – wiki mantenido por Gemma Ferreres

Sobre ‘Cuánto’

Estado de la Blogosfera – David Sifry
– Behaviors of the Blogosphere – Comscore, Six Apart y Grawker Media (PDF)
Blogómetro – Fernand0, JJ y rvr

Sobre ‘Por qué’

– Algunas búsquedas en Technorati: ‘censura china‘, ‘censura en Internet‘, ‘regular internet’, ‘blogosfera libertad‘ y otras muchas que puedes probar tú mismo…
– …y otras en Google: ‘tsunami blogs‘, ‘11M blogosfera‘, ‘london bombs blogs‘, ‘us elections blogs‘, ‘irak war weblogs‘, y más…

Y sobre ‘¿Y por qué no?’

– 😉 asumo toda la responsabilidad 😉

Share