Sin palabras

Ya puestos, ¿y por qué no acoplarle una aspiradora a la boca? Ay, mis ácaros.

(Visto en Cambalache).

Share