La publicosa

Seguro que lo conoces ya. Te lo habrás encontrado al acceder a alguna página en tu navegación por la Red y, si no has picado pulsando el botón OK, cuanto menos te habrás alarmado por la supuesta información sobre lo malo malito que está tu ordenador. Pero lo realmente malo malito es el código que se esconde detrás del banner en cuestión: una suerte de adware malicioso que, “una vez instalado se inicia de forma oculta y automáticamente en cada sesión, monstrándote continuamente ventanas emergentes alarmando sobre errores críticos en el sistema”.

No te pierdas el post de bquintero (Dilbert quiere infectarme) en el Laboratorio de Hispasec y su minuciosa disección de cómo trabaja el banner, que no es publicidad ni nada que se le parezca, sino un atentado directo contra la integridad del usuario y de su ordenador.

(Vía Vnunet).

Share