Cóctel

Añejo mentolado, a algo así sabe el brebaje que me he preparado finalmente para seguir las estadísticas de mis web de la forma más cómoda, funcional y eficaz posible. Fue a raíz de la resaca de Webstats4u cuando me dije “Manolo, tu hígado virtual también se merece un respeto”. Así que decidí dejar el stat-garrafón y apuntarme al etiqueta negra. Dejarlo, no, que el vicio es el vicio y uno tampoco se postula a un puesto en la santidad.

Por partes. La receta que recomiendo va dirigida especialmente a cocteleros, es decir a aquellos que disponen de un pub-server propio y gozan de la libertad de mezclar y remezclar lo que se le venga en gana. Instalar y desinstalar, that is the question. La causa: los ingredientes vienen en formato de script php caribeño-vodkiano, indigesto para clientes de barra o terraza salvo que se sirvan bien diluidos por mano experta en cóctel final. Traduciendo: este sistema de control de estadísticas sólo es posible en instalaciones con servidor propio, salvo que la plataforma de alojamiento de bitácoras con la que trabajes se decida a instalarlo de serie o previo pago en su sistema.

    La menta

Mint

Mint tiene el sabor de lo inmediato. Su diseño modular va dirigido expresamente (por ahora) a controlar tu web al segundo, ofreciéndote la posibilidad de chequear a cada instante el ‘¿qué está pasando aquí?’ Cierto es que dispone de paneles en los que se registra la evolución semanal, mensual o anual, pero ésta queda restringida (por ahora) a visitas y visitantes únicos. No vas a encontrar interminables listas de referers, palabras clave, búsquedas locales, outclicks… (por ahora), pero sí tienes la opción de disponer de información sobre los datos globales que se han ido registrando desde el momento de la instalación.

¿Cómo es eso? Entramos en materia: Mint es un programa de pago (30 dólares por sitio que quieras monitorizar-por ahora) basado en php. Pagas y te descargas un fichero que has de subir e instalar en tu servidor. Bien, de serie te trae sólo cuatro módulos (por ahora): registro de visitas y visitantes, referers, páginas visitadas y palabras clave de búsqueda con la se está llegando a tu web. Además, te ofrece la posibilidad de bajarte dos paquetes de módulos más (por ahora): User Agent 007 (información sobre navegadores, sistemas operativos, resolución y disponibilidad de Flash) y Local Searches (búsquedas locales).

¿Y por qué tanto “por ahora”? Pues porque Mint nace con vocación de desarrollo mancomunado, aunque el beneficio económico (por ahora) sólo revierte en su creador. Al igual que ha ocurrido con WordPress, se está originando una fértil comunidad de diseñadores de plugins (‘peppers’ en Mint) que están convirtiendo a esta, en principio, sencilla herramienta, en toda una plataforma de funcionalidades que auguran un futuro prometedor. En este caso, apuestas casi a caballo ganador: te aseguras una plataforma agradable, moderna y eficaz que, además, crece día a día con nuevos módulos y nuevas prestaciones.

Lo mejor es que los módulos los puedes ordenar a tu conveniencia y actualizar por separado, perimiténdote una amplia personalización de tus estadísticas.

Algunos de los módulos que he ido descargando e instalando: Referrer Rollup (agrupa los referers que más visitas te aportan), Pixelpost Comments (presenta los comentarios realizados en tu fotolog elaborado con Pixelpost), User Agent Pies (devuelve en formato de gráfico de tarta los datos de User Agent 007), Sparks! y Fresh View (traducen en gráficos de áreas, barras o líneas los datos de visitas y visitantes) y Outclicks (lista de los enlaces más pinchados en tu página). Otros no me resultan necesarios y algunos otros no me han funcionado. Pero todo gratuito, así que la inversión inicial me parece más que amortizada. Y la producción de módulos no ha hecho más que comenzar. Puedes seguir las novedades en el propio foro de Mint o, si te lías, en el blog Peppermint Tea, que sólo recoge los ‘oficializados’.

    El cuerpo

PhpStats

El punto añejo de la fórmula lo aporta PhpStats, del que creo que ya he hablado en otra ocasión, aunque igual no lo suficiente. PhpStats es, igualmente, un script en php, aunque en esta ocasión totalmente gratuito (lo que no te impide donar algo a os autores). Es el contrapunto a Mint, ya que, aunque también te posibilita el seguimiento minuto a minuto del estado de tu web, su diseño y prestaciones van más dirigidas a la estadística densa, histórica.

Presenta páginas diferenciadas y minuciosas para páginas visitadas, tiempo en línea, recorrido interno, referers, detalles de los visitantes, sistemas operativos, navegadores, resolución, colores, motores de búsqueda, frases y palabras clave, visitas y visitantes por día, por hora, por semana, por mes, por año, comparativa de meses, calendario anual a la vista, IP, países, lenguajes, descargas, clicks… todo en formato gráfico y numérico, y sin límite temporal (desde que lo hayas instalado). Cuenta con una utilísima página de sumario en la que se condensa toda la información y un completo menú de opciones. Se actualiza constantemente, según el tiempo que hayas estipulado en Opciones.

Además, el programa te permite incorporar contadores en tu web y decidir si quieres que las estadísticas sean públicas o privadas. Puedes combinar entre los diseños con barra lateral o con menú de navegación superior y, desde luego, puedes personalizar la mayoría de las funciones a tu gusto. Está disponible en varios idiomas y hay traducción al español (obra de Rabocop).

    La copa y el santo remedio

Pero la guinda del cóctel la pone el hecho de que la coincidencia en datos entre ambos programas es bastante alta (comparado con lo que solemos encontrarnos por ahí), con lo cual la fiabilidad de la acción conjunta es igualmente considerable.

Llevo un par de días tomando esto y aún no he notado ninguna contraindicación. Si ocurriese, serían los primeros en saberlo. Con todo, tampoco viene mal tener a mano un buen remedio para casos de embriaguez estadística. Yo cuento con StatCounter, que no es exclusivo de cocteleros ni de adictos al php. También fiable, con versión gratuita y no te obliga a mostrar nada en tu web, ni icono ni publicidad (por ahora).

Por ahora, por ahora, por ahora… Si es que nada permanece inmutable 😛

Share