Grupo Interuniversitario de Opinión (*)

Asistimos por fin a una serie de movimientos relacionados con el futuro del Sahara Occidental y sus habitantes legítimos.

Por un lado, y es algo que ha llamado poderosamente la atención, es la tremenda campaña desarrollada por el gobierno de Marruecos en Canarias principalmente y en otras regiones según la relación dependiente-económica (Galicia, Andalucía o Cataluña). Curiosamente no han ido a la comunidad extremeña o murciana… eso no interesa, como diría un paisa marroquí.

Pero miremos a nuestra tierra y no miremos para otro lado, como hacen algunos responsables políticos del partido gobernante en el país al que pertenecemos. Al gobierno regional no le podemos calificar por aquello de la imposibilidad ideológica que aqueja a Coalición Canaria desde su creación.

En Canarias se ha vertido tal cantidad de falacias y embustes sobre la causa saharaui por parte de algún medio de prensa escrito, que cuando se llamaba para mostrar la disconformidad con lo publicado por falso e inexacto, el telefonista se negaba a recoger la queja por haber recibido muchísimas y comunicaba que había que expresárselas al periodista de garrafón que las publicó y, desde luego, con el consentimiento del director y del propietario del medio, que han dejado ver lo que ya se sabía desde hace varios años, es decir, ofrecer su medio como trampolín de las ideas del ilegal, del ocupante, del que hace que negocia y cuando hay que aplicar lo acordado, se echa para atrás como los cangrejos (y van dos, el plan de arreglo del año 1991 y el plan Baker II, únicos acuerdos en que ambos se han entendido, el representante del pueblo saharaui y el gobierno de Marruecos).
Sólo comentar que debido a la personalidad de esta serie de colaboracionistas-empleadillos de los marroquíes en Canarias, esas publicaciones no han pasado ni a las hemerotecas, porque son, a todas luces, una estrategia con mala fe y eso ya se empieza a saber.

Por otra parte, es muy significativo que un alto cargo del Partido Socialista Canario, que desempeña su labor política como secretario de la agrupación socialista con más relevancia en Gran Canaria, la de Arenales claro, (habría que saber si va en nombre propio, político – ó profesional) haya formado parte de la delegación de Marruecos que participó en los debates de la comisión de Naciones Unidas sobre descolonización y derechos humanos. Y decimos que es significativo, porque permite a la ciudadanía enterarse de cuál es la posición oficial de este partido con respecto a los derechos reconocidos por ese organismo supranacional, y que nos hace entender que no defendían la legalidad internacional al no haber aceptado los pronunciamientos anteriores de las Naciones Unidas sobre este mismo tema. Es significativa también la presencia de un representante del Frepic. (sector marroquí) que vive y trabaja en Marruecos y difunde comunicados firmados por este partido independentista, pero subvencionados por el Moro de Mohamedseis, y hasta se saben sus nombres, pero es su libertad hacerlo, aunque sepan que obran de mala fe para con el pueblo saharaui.

Curioso que sean ambos de formaciones políticas en Canarias y no haya ido ningún representante de ONGs, Organizaciones de Solidaridad o Movimientos Ciudadanos, que sí integraban la delegación en defensa de los derechos de los saharauis y, curiosamente, canarios también.

Para general conocimiento, esta IV comisión de descolonización ha resulto que sigue vigente el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui acorde a los varios pronunciamientos de esta comisión y de la asamblea general de NN.UU, por lo que las tesis del grupo del Frente Polisario han dejado en ridículo una vez mas los argumentos de los representantes del reino de marruecos, incluidos a dos paisanos nuestros, el del PSOE-universidad y el del Frepic-Sección marroquí.

Algo se mueve por el Sahara en Canarias y creemos que ya iba siendo hora, los unos porque por fin se quitan la careta y los otros porque su constancia ha hecho que en Naciones Unidas se hable canario y se lo relacione con el Sahara, algo nuestro, pero que tiene un solo dueño, los saharauis.

Han salido nuevos defensores del pueblo saharaui en todos los continentes desde el rechazo de Marruecos a aplicar lo que su gobierno aceptó con respecto al Sahara, Sudáfrica, Grupo de Río (integrado por varios países de América Latina), Noruega, Kenia, etc. Y al sultán de Marruecos le sigue faltando siquiera uno que defienda su ocupación ilegal (ningún país le ha reconocido a Marruecos su derecho a anexionarse el Sahara Occidental).

Por fin hay justicia con el pueblo saharaui, aunque ésta esté enferma y desmotivada, como las otras.

A finales de octubre, las Naciones Unidas tendrán que pronunciarse obligatoriamente sobre el futuro del Sahara Occidental. Hay que estar atentos a la posición del representante del gobierno del PSOE: si son verdaderos socialistas defenderán el derecho del pueblo saharaui a su pronunciamiento en Referéndum. Si no lo son, como Felipe González y algunos cómplices de Mohamedseis en Canarias, tendremos más de lo mismo, es decir, muerte, miseria, persecución, tortura, desapariciones y destierros sólo de los saharauis en el Sahara Occidental y en Marruecos; en pocas palabras, impunemente. Y esperemos que el superjuez Garzón, o similar, se ocupe de estas acciones del gobierno marroquí hacia los todavía españoles al día de hoy, con el refuerzo que ha supuesto para los derechos humanos el pronunciamiento del Tribunal Supremo/Constitucional para la persecución fuera de las fronteras a criminales y genocidas que hayan protagonizado actos de esta clase. Ganará la sensatez y la calidad de vida de todos y es un acto de justicia para con el pueblo saharaui. Sólo desear suerte en ese pronunciamiento de finales de este mes al pueblo saharaui.


(*) Grupo Interuniversitario de Opinión:

– Sergio Ramírez Galindo (ULPGC)
– Manuel de Paz Sánchez (ULL)
– Carlos Ruiz de Miguel (USC)
– Ricardo Aguasca Colomo (ULPGC)

Share