¡Paren la rotativa!: A Tutankamón le gustaba el tinto.

Share