Canales somos, y en canales nos convertiremos. Ya ni polvo ni números. Canales, como los de radio o televisión. Tal es que un grupo de ingenieros japoneses de NTT han desarrollado nada más ni nada menos que lo que podría considerarse el primer mando a distancia para controlar seres humanos, un cacharrito que provoca unas descargas eléctricas en los oídos y actúan sobre algunos nervios, provocando la pérdida de equilibrio del sujeto-canal en cuestión si éste no obedece las órdenes que se le van dando.

Por ahora, dicen, se trata sólo de una tecnología dirigida al sector de los videojuegos (ejemplo: hazme un colacao-pos no-pos toma descarga), pero como quiera que sabido es que la tecnología no admite campos ni fronteras, no sería de extrañar que en un futuro a corto o medio plazo, tengamos ya disponible mandos que nos paralicen, nos hagan reír o llorar, o con los que un cónyuge insatisfecho pueda cambiar de pareja con sólo un click.

Claro, que si miramos el potencial de la cosilla sin gracietas de por medio, igual sería para echarse a temblar: ¿se imaginan una policía o un ejército armado de estos mandos a distancia? Un mundo feliz. Que te cambas.

Vía: elmundo.es

Share