La blogosfera es un territorio de contrastes. Si no, no se entendería su éxito ni la fuerza que proyectan sus noticias y sus debates. Pero la blogosfera es, también, un territorio de contrastes endogámicos: nada es más discutido ni más comentado que su ser o no ser, su esencia, su pasado, su presente y su futuro; su modelo, sus cifras y sus estadísticas.

A continuación les presento un artículo que no aporta fuentes ni datos, pero que me ha parecido conveniente traer aquí porque nada a contracorriente de los últimos informes y de la euforia casi generalizada. El fenómeno blog se tambalea, sostiene SeaN Rozek en su ~srozekrans. Y tú, ¿estás de acuerdo con él?:

Los blogs pierden valor

He notado un cambio en el mundo de los weblogs. Muchas personas todavía mantienen weblogs, pero su valor disminuye rápidamente.

Lo cierto es que los weblogs más estables son los corporativos, los que llevan funcionando mucho tiempo o los ‘secretos’ (weblogs restringidos a una comunidad).

Es casi imposible afirmar que los weblogs siguen el mismo modelo, pero sí parece que todos sufren un proceso similar.

Básicamente, la actividad anual de un weblog comienza y acaba en los períodos tranquilos del año, cuando no hay demasiadas noticias ni demasiadas cosas que hacer.

Por tanto, parece que la gente acude a los blogs cuando no tiene otra cosa que hacer, más que para escribir sobre lo que hace.

Este declive de los weblogs no me coge por sorpresa, pues es un hecho científico que los excesos no son buenos. Y, simplemente, quizá haya demasiados blogs en la actualidad.

Otra explicación de este declive podría ser que el número de blogs corporativos ha aumentado. No siempre se les llama blogs, pero básicamente es lo que son.

Aunque, smplemente, también podría ser que los blogs sean una moda que ya ha pasado”.

NOTA: Esta traducción es completamente libre, pero lo más ajustada posible al original.

Share