Shhhhhh!

Resulta curioso. Un sello discográfico decide distribuir de forma gratuita sus producciones, derivando la obtención de beneficios de la venta a la inserción de publicidad en el libreto del CD. Una idea imaginativa para la adaptación del mercado musical a los tiempos que corren. Un reconocimiento implícito de que las cosas deben cambiar en la industria, de que ésta no puede permanecer al margen de las profundas transformaciones tecnológicas que se están produciendo.

¿Y lo curioso? Lo curioso radica en que los objetivos de la iniciativa nada tienen que ver con lo que acabamos de contar. El objetivo es luchar contra la ‘piratería’.

En esta tesitura, debemos diferenciar dos planteamientos:

– Si por ‘piratería’ entendemos las copias dirigidas a la comercialización, es decir ‘top manta’ y compañía, el proyecto está completamente justificado y encaminado al éxito. Nadie va a comprar un CD copiado cuyo original es gratuito. Sencillo y efectivo.

– Si por ‘piratería’ se entiende la copia privada o las descargas gratuitas en la Red, el proyecto es, sencillamente, perverso y ridículo. ¿Cómo denunciar a alguien por copiarse una canción cuya distribución es gratuita? Se puede decir que, descargando desde la Red, los beneficios se ven mermados al eludir la publicidad adjunta en el CD. Bien, entonces ¿por qué no habilitar una página web de descarga gratuita de los temas del CD en la que aparezca la misma publicidad que aparece en el libreto? Constituiría exactamente el mismo modelo, pero trasladado a Internet, y con ello sí que darían un golpe de muerte a las redes de P2P. Aplicando el mismo razonamiento del punto anterior: nadie se pasaría horas intentando descargar una canción de calidad dudosa en una red P2P cuando puede bajársela rápidamente y con garantías desde el sitio original, pinchando sobre un banner o directamente.

Pero, dado que la SGAE anda de por medio, mucho nos tememos que, en cuanto a la Red, nada de nada. Tabú. Vade retro. ¡Siendo exactamente el mismo modelo de distribución! No lo entiendo.

Con todo, el proyecto me parece un paso adelante en el lento y accidentado proceso de modernización de una industria obsoleta. Estoy convencido de que a medio plazo la lógica (y la visión comercial) se impondrá y surgirán proyectos de este tipo en la Red. Me refiero a proyectos comerciales de estas características, no a la música libre, que de ésa hay mucha, bastante y buena ya en Internet.

Claro, que en ese caso, el lema no podría ser ya “Música gratis contra la ‘piratería”, pues sería lo mismo que decir “Acabemos con la propiedad privada para luchar contra el comunismo”. Purita contradicción. Más bien debería ser “Por fin nos hemos adaptado a los tiempos que corren. Los usuarios tenían razón: las nuevas tecnologías permiten la pervivencia del autor y de la industria sin explotar, atracar, perseguir y criminalizar al cliente”.

Ésa es mi principal duda, pero tengo más:

  • ¿Apostarán las grandes compañías por un modelo similar o es cosa reservada a sellos independientes?
  • ¿Veremos algún día CD superventas distribuidos de forma libre o vale sólo para lanzar grupos desconocidos?
  • ¿Cómo puede la SGAE apoyar este tipo de iniciativas y luego condenar la copia privada o la descarga vía Internet?

(Imagen tomada de Hipatia).

Share