Mangas Verdes marca hoy una nueva etapa de la gira virtual de presentación del libro Relaciones Públicas, de Octavio Isaac Rojas. La gira consiste en una serie de posts que Rojas va publicando en distintas bitácoras para dar a conocer el proyecto y reflexionar sobre su contenido. Comenzó el pasado mes de octubre y hoy recala en nuestra página. Altamente recomendable.

Diferencias entre Relaciones públicas y Publicidad

En publicidad, una organización paga por un espacio en un medio determinado y sabe exactamente dónde y cuándo se difundirá su anuncio.

En contraste, parte de las actividades de relaciones públicas consiste en obtener cobertura mediática para su cliente sin dar ningún pago de cualquier tipo a los medios de comunicación.

En publicidad, el control creativo de la empresa es total y, por tanto, sabe exactamente cómo se difundirá su mensaje. Su problema es que la gente le de menos credibilidad a los anuncios pagados que a los contenidos editoriales de los medios.

El público puede pasar rápidamente y sin mirar las páginas de anuncios de una revista, bloquear los pop-ups de una página web o hacer zapping para evitar los spots televisivos o de radio. Pero pondrá atención cuando comience el programa que estaba esperando ver o leerá completo un reportaje de un periódico, de una revista o de su sitio de internet preferido.

En relaciones públicas no se tiene un control completo de si la información que se envía a los medios finalmente se publicará, ni de cómo se difundirá si obtiene cobertura mediática, pero su credibilidad y poder de persuasión, y por lo tanto, su eficacia son mayores.

En publicidad, como se paga por los espacios en los medios, el mismo anuncio puede repetirse cuantas veces se desee, mientras que informaciones puntuales de relaciones públicas tienen generalmente una vida más breve, ya que podrán obtener amplia cobertura mediática, pero en espacios de tiempo determinados.

En publicidad casi todo está permitido. En el texto de un anuncio se puede solicitar una acción inmediata del público, casi siempre para poder comprar el producto, solicitar un servicio o movilizarse por alguna causa. Se puede utilizar palabras rimbombantes o, incluso, inventar un lenguaje propio con fines comerciales.

En contraste, las relaciones públicas tienen que ceñirse a los hechos con un lenguaje claro y preciso. En RRPP cualquier expresión directamente comercial suscitará el desinterés o incluos el rechazo de los periodistas y otros públicos.

A pesar de sus diferencias, ambas actividades son complementarias.

La construcción de una marca o la protección de una reputación requiere soluciones multidimensionales y no unidimensionales en las que se aprovechen las sinergias de la publicidad, las relaciones públicas y todas las actividades below y above the line.

Post de Octavio Rojas, en el marco del Road Show Virtual “Relaciones Públicas. La Eficacia de la Influencia”

Para más información, visita el Microsite del libro.

Ya a la venta en: Casa del Libro, El Corte Inglés y ESIC.

Share